Miroslav Klose, el hombre gol

El delantero alemán es sinónimo de efectividad y constancia. Ha marcado 15 tantos en los mundiales, los mismos que Ronaldo, a quien podría superar en Brasil 2014.

Así celebró Miroslav Klose el tanto que le marcó a Ghana. / EFE

Sus números lo dicen todo. Al delantero alemán Miroslav Klose la máxima competición del fútbol le sienta muy bien. El sábado pasado, en el duelo ante Ghana, anotó su gol número 15 en 20 partidos jugados e igualó al brasileño Ronaldo como máximo artillero en la historia de los campeonatos mundiales.

Además se unió a Pelé y Uwe Seeler en el pequeño grupo de futbolistas que habían podido anotar al menos un gol en cuatro mundiales consecutivos, una muestra de constancia y regularidad al más alto nivel. El Rey marcó 12 veces en las citas de Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra 1966 y México 1970, las mismas en las que el teutón logró nueve tantos.

Klose se estrenó como goleador mundialista en Corea y Japón 2002, en donde anotó cinco veces y ayudó a su selección a lograr el subtítulo. Como anfitrión, en 2006, volvió a conseguir cinco tantos y su equipo terminó tercero, al igual que cuatro años después, en Sudáfrica, en donde ‘Miro’, como le dicen, se hizo presente en el marcador cuatro veces.

Actual atacante del Lazio de Italia, estuvo en duda para integrar el grupo de 23 jugadores del técnico Joachim Löw, pero finalmente se ganó un lugar. No actuó en el estreno ante Portugal. Ni siquiera en la segunda parte, cuando su equipo ya ganaba por goleada. El estratega teutón aclaró entonces que Klose no tendría privilegios y oportunidades adicionales para que consiguiera su récord y advirtió que lo utilizaría sólo cuando lo considerara necesario.

En el minuto 69 del partido ante Ghana se dio el chance. ‘Miro’ ingresó por Mario Götze y mandó al fondo de la red el primer balón que tocó, para llegar a 15 tantos en los mundiales y salvar a su selección de la derrota. Ese 2-2 dejó a la Mannschaft cerca de los octavos de final de la Copa Mundo. “Para mí, no está nada mal haber anotado, pero lo importante es lo que viene para el equipo: hay que ganarle a Estados Unidos y avanzar en el torneo. Le he dicho al entrenador que estoy a sus órdenes siempre y que, en vez de un problema, quiero ser una solución, así que si me pone, bien, y si no, trataré de apoyar desde afuera”, señaló el artillero al final del juego.

Miroslav Josef Klose nació en Opole, Polonia, el 9 de junio de 1978, pero desde muy chico se trasladó con su familia a Alemania. Marcó sus primeros goles en el Blaubach Diedelkopf, cuando apenas era un niño. Ya en la categoría juvenil se destacó en el Homburg, lo que le valió para ser contratado por el Kaiserslautern, con el que firmó su primer contrato profesional en 1999. Pasó luego por el Werder Bremen y el Bayern Múnich, antes de llegar, hace tres temporadas, al Lazio italiano.

Habilidoso, rápido, buen cabeceador y sobre todo oportunista, en 641 partidos ‘Miro’ ha marcado 274 tantos, 71 de ellos en 133 apariciones con la selección, lo que lo convierte en el máximo artillero teutón de la historia. “Si me lo hubiera soñado no habría salido todo tan perfecto. Salí en el momento justo y pude marcar. De hecho, tuve otra opción que se fue cerca del arco. Sin embargo, no me obsesiona superar a Ronaldo, no me desvela lograrlo. Estoy muy satisfecho con lo que he logrado hasta ahora”, sentenció el número 11 alemán luego de su hazaña.

Sus goles siempre han sido determinantes, así tenga la espinita de no haber logrado un título mundial. “Tengo dos terceros lugares y un subtítulo. Sería un broche dorado para mi carrera quedar campeón acá, pero el torneo está muy complicado. Tenemos que pensar partido tras partido, pero sin dejar de creer que es posible ganar”, agregó.

Sobre su manera de celebrar las anotaciones con un salto mortal hacia adelante, explicó: “Pudieron ver que ya se me dificulta, me estoy volviendo viejo, pero he demostrado que he tenido constancia al más alto nivel. Jugar cuatro mundiales y anotar en cada uno de ellos es algo de lo que me siento muy orgulloso”.

Dijo también que el más especial de los 15 goles fue el que le marcó a Argentina en los cuartos de final de Alemania 2006, en el estadio Olímpico de Berlín: “Fue el que nos permitió ir a la definición por penaltis y seguir vivos en el torneo”. Contó además que apenas entró al camerino del estadio Castelão de Fortaleza recibió un mensaje de Ronaldo: “Bienvenido al club, Klose. Puedo imaginar lo feliz que estás ahora. Qué gran Copa Mundo”.