Las multas de José Mourinho

Diferentes polémicas han hecho que el técnico portugués haya tenido que pagar 412.000 euros.

José Mourinho, entrenador del Chelsea. Foto: AFP

Mourinho siempre ha dado de qué hablar a todas las ligas donde ha dirigido. El técnico portugués en la última semana fue castigado con una multa de 34.000 euros por la Federación Inglesa por asegurar el pasado 28 de diciembre que “existía una campaña contra Chelsea”, tras el empate a uno contra el Southampton. Esta sanción contra el luso llegan por tratarse de unas declaraciones “inapropiadas y que desprestigian el deporte”, según indicó la FA. Con este castigo el entrenador portugués superó los 400.000 euros en multas, según informa El Confidencial.

La primera le llegó en 2005, cuando afirmó que Alex Ferguson, entrenador en ese entonces del Manchester United, había presionado al árbitro para que estuviera a su favor en la FA Cup. Fue sancionado con 10.000 euros. A esta le siguió otra de 13.000 euros en 2006 por asegurar que en Liga de Campeones el árbitro sueco Anders Frisk había ayudado al Barcelona tras mantener una conversación con el técnico, Frank Rijkaard, durante el descanso del partido.

Pero fue hasta 2007 cuando las multas se multiplicaron, su última sanción en su primera etapa con el equipo de Londres, fue de 140.000 euros, al descubrirse que se había reunido con Ashley Cole para proponerle su fichaje por el Chelsea, lo que está prohibido en los protocolos de la Premier League.

Una vez pasó al Inter los castigos económicos continuaron, aunque sólo estuvo dos temporadas sus incidentes dentro y fuera de los terrenos de juego lo llevaron a pagar 100.000 euros en multas. Cuando pasó a España, fue la Uefa la que lo sancionó. Primero con 39.000 euros tras descubrirse que había indicado a dos de sus jugadores que se dejaran expulsar y el segundo de 52.000 euros después de un partido contra Barcelona cuando criticó al árbitro, los estamentos deportivos e incluso hasta la Unicef.

Una vez regresó a Inglaterra su conducta se mantuvo y en abril fue sancionado con 11.00 euros por faltar al respeto contra el árbitro Chris Foy y después tuvo que volver a pagar 13.000 euros por criticar a los colegiados tras una derrota contra Sunderland.