Nacional jugará una final de Libertadores después de 21 años

El cuadro verdolaga venció 2-1 a Sao Paulo de Brasil y avanzó a la fase definitiva de la Copa. Será su tercer partido de este tipo: en 1989 venció a Olimpia de Paraguay y en 1995 perdió ante Gremio de Brasil. Este jueves conocerá su rival entre Boca Juniors de Argentina e Independiente del Valle de Ecuador.

Miguel Ángel Borja, autor de los cuatro goles de la serie semifinal ante São Paulo. En los dos partidos con la camiseta verde ha sido figura. / EFE

Revancha. Dos años después Atlético Nacional vuelve a tener la posibilidad de llegar a lo más alto del fútbol suramericano, tras vencer este miércoles en la noche 2-1 a São Paulo de Brasil, con goles de Miguel Borja, en el juego de vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores. Luego de perder la final contra River Plate de Argentina en 2014, en la Copa Sudamericana, los verdolagas tendrán una nueva oportunidad de brillar a nivel continental y consolidar una década llena de títulos. Esta vez el escenario es más ideal: la final de la Copa Libertadores, el torneo de clubes más importante de América, ese mismo que le ganaron a Olimpia de Paraguay en 1989, de la mano de Francisco Maturana, René Higuita, Leonel Álvarez, Alexis García y Andrés Escobar. Tras 21 años los paisas volverán a esta instancia definitiva, pero con la revancha de lograr el campeonato, pues en 1995 el Gremio de Brasil apagó la ilusión con una derrota 4-2 en el marcador global.

En ese momento el equipo era dirigido por Juan José Peláez y en la plantilla había futbolistas de renombre, como René Higuita, Iván Ramiro Córdoba, Alexis García, Neider Morantes, Mauricio Serna, Juan Pablo Ángel y Víctor Hugo Aristizábal. En la ida los paisas jugaron en el Estadio Olímpico Monumental de Belo Horizonte y perdieron 3-1, una diferencia que no pudieron recortar en el partido definitivo en el estadio Atanasio Girardot de Medellín. En la noche del 30 de agosto de ese año, el duelo terminó 1-1 y el que celebró fue el cuadro brasileño, al ganar la serie 4-2. Los tantos del cuadro colombiano fueron anotados por Juan Pablo Ángel y Víctor Hugo Aristizábal. Y desde ese día el volver a esta instancia le ha sido esquivo a Nacional. A pesar de las buenas plantillas que ha tenido y de dominar en el fútbol local, siendo hoy en día el equipo más veces campeón del país, internacionalmente las cosas no fluían de la misma manera. No fue suficiente armar equipos competitivos para volver a la cima del continente. Siempre algo faltaba, pero el mérito es de los directivos que nunca han dejado de insistir. El repetir la hazaña de 1989, cuando vencieron a Olimpia de Paraguay en la gran final, en el estadio El Campín de Bogotá desde el punto penal, tras igualar 2-2 la serie, se ha convertido en una obsesión y por eso nunca han bajado los brazos. Así como en la década de los 90 Nacional fue una fábrica de jugadores, que en su momento fueron la base de la selección colombiana, incluido el mismo cuerpo técnico compuesto por Francisco Maturana y Hernán Darío Gómez, hoy en día se vive un momento similar. Obviamente la globalización ha hecho que las figuras de la selección nacional jueguen en el exterior, no obstante en el equipo que hoy en día dirige José Pékerman hay una base de futbolistas del cuadro paisa, como es el caso de Cristian Bonilla, Felipe Aguilar, Farid Díaz, Sebastián Pérez y Marlos Moreno, lo que habla muy bien de la calidad de la plantilla que hoy en día hay.

Y es que este momento llega tras una buena gestión por parte de los directivos, quienes le han apostado a ganarlo todo y no les ha temblado la mano para invertir en la plantilla y traer a varios de los mejores jugadores de Colombia, así como a técnicos de primer nivel. Tras ganarlo todo en Colombia, Juan Carlos Osorio se fue del club verdolaga con la única deuda de un título internacional, pero esa batuta la cogió un técnico doblemente mundialista, el vallecaucano Reinaldo Rueda, quien en su primer intento por ganar esta Copa sorprendió al continente entero, gracias a un juego vistoso.

En la fase de grupos sumó 16 de los 18 puntos en juego, siendo el mejor equipo del torneo. En los octavos de final dejó en el camino a Huracán de Argentina, tras ganar 4-2 la serie. Luego se cruzó ante Rosario Central de Argentina y venció 3-2 en el global y este miércoles dejó en el camino a São Paulo de Brasil, tras vencerlo 4-1 en la serie. Ahora espera por Boca Juniors de Argentina o Independiente del Valle de Ecuador, cualquiera que sea el rival, definirá el título en casa, en donde seguramente se vivirá una fiesta similar a la de anoche, cuando el pueblo verdolaga gritó “somos finalistas otra vez”.