“Nacional es muy peligroso”: Edgardo Bauza

El técnico de São Paulo, rival este miércoles (7:45 p.m. Fox) del equipo paisa por la ida de la semifinal de la Copa Libertadores, analiza esta serie definitiva.

El argentino Edgardo Bauza, técnico de São Paulo, rival este miércoles de Nacional. / AFP
El argentino Edgardo Bauza, técnico de São Paulo, rival este miércoles de Nacional. / AFP

Fue un recio marcador central, gigante en la zaga de Rosario, el equipo que lo impulsó al Mundial de Italia 90 de la mano de Carlos Bilardo. Y en Colombia lo recuerdan por dos fugaces años en Junior (1983-1985). Claro que Edgardo Bauza, más allá de su destacada hoja de trabajo como jugador y esa presencia en la selección albiceleste, es más cotizado como entrenador. Fundamentalmente, desde que ganó la Copa Libertadores con Liga de Quito (2008) y San Lorenzo (2014). Por eso lo convocaron desde São Paulo, un club con linaje internacional que quiere volver a conquistar América. Hoy, El Patón es un especialista en la materia, quién puede dudarlo.

Y además, conoce muy bien a Reinaldo Rueda, el entrenador de Nacional. A fin de cuentas, el profe vallecaucano dirigió durante cuatro años a la selección de Ecuador y no faltaron las mesas de café con Bauza para charlar de fútbol. Entonces, para el estratega argentino de 58 años no será una sorpresa la propuesta del equipo de Medellín esta noche (7:45 Fox) en la primera semifinal que disputarán en el estadio Morumbí. Lo reconoce Bauza, en el mano a mano con El Espectador y 24 horas después de perder ante Ponte Preta en el Brasileirao. Una derrota que duele poco, ya que en el torneo doméstico no jugó un solo titular. Todos fueron reservados para el trascendental choque con los verdolagas.

¿Cómo lo recibió el medio brasileño, teniendo en cuenta que es un entrenador argentino?

La verdad, bien. Es una experiencia linda y, a la vez, difícil, por lo que representa para un técnico de mi país dirigir un equipo grande de Brasil. Realmente, me trataron de la mejor manera. Los directivos te dan todo. Y el club es una maravilla. Los torcedores son como en todos lados. Al principio, cuando el equipo no andaba bien, me insultaban. Y ahora están contentos porque jugamos la semifinal.

En Argentina quedó marcada la identidad que le dio a San Lorenzo, un equipo compacto que terminó ganando la Libertadores. ¿Este São Paulo juega como aquel campeón?

Tenemos una identidad definida que hemos trabajado durante todo este tiempo. Desde lo táctico, jugamos con un 4-4-2 o 4-4-1-1. Y a la hora de atacar, los dos de afuera son delanteros, como Héctor Villalba y Nacho Piatti en San Lorenzo. Y todos tienen el compromiso de defender. Los primeros defensores, son los atacantes.

¿Es una ventaja que el campeonato brasileño no haya cesado durante la Copa América?

No lo creo. Acá se juega miércoles-domingo-miércoles. No se para. El partido que jugamos contra Ponte Preta fue el número 41 en apenas cinco meses. Y cuando terminemos la temporada, calculamos que vamos a llegar a los 80, 85 juegos. Tenemos un plantel corto, de 28 futbolistas, y no hemos podido incorporar, como Boca Juniors. Llegaron el peruano Cuevas e Italo, un delantero del Audax.

Pero la referencia tenía que ver con lo afinado que podía llegar el equipo por haber jugado sin cesar.

Los que llegaron de la selección vinieron con molestias. Kelvin, Ganso, y Mena se desgarró, y no sé si Hudson podrá llegar al juego en Medellín. Así, es complicado.

¿Y qué proyección hace del ida y vuelta con Atlético Nacional?

Conozco muy bien a su técnico porque estuvo al frente de la selección de Ecuador y sé cómo juegan sus equipos. Son muy agresivos, van siempre hacia adelante, tienen buena circulación y son peligrosos. Imagino un partido difícil. Pero estamos entre los cuatro mejores de América, y entre los equipos brasileños que se clasificaron a la Copa, éramos los últimos en la consideración de la gente. Así que vamos a pelear.

¿Es una ventaja conocer a Rueda?

No, porque el equipo ya tiene una identidad, se sabe de la forma en que juega porque volcó toda su experiencia. Pero lo que lo hace peligroso son los jugadores. Hay buenos pies. Tienen velocidad y buena técnica en ofensiva. Defensivamente, no podemos cometer errores. Vamos a ver cómo sale el primer partido y después planificaremos la revancha.

¿Hay que definir el partido en Brasil para viajar tranquilo a Medellín?

Es relativo. A esta altura, los jugadores tienen la jerarquía suficiente para asimilar la presión. Esperemos que tengamos partidos normales, que no suceda nada raro en Medellín, donde sacaron todos los alambrados. Pensábamos que podían suspender la cancha, pero vamos a jugar ahí.

Usted es hincha de Rosario Central, el equipo al que eliminó Atlético Nacional. ¿Ya lo llamaron muchos amigos pidiéndole la revancha?

(Se ríe) Obviamente, mis amigos me piden que le gane. Central tuvo posibilidades y se le escapó en último instante. Pero más que por una revancha, yo quiero vencer a Nacional para llegar a la final. Ojalá podamos hacerlo. Acá, hace cuatro años que São Paulo no gana nada y están todos desesperados.