“Nacional puede ganarle a Real Madrid en el Mundial de Clubes”: ‘Chonto’ Herrera

El histórico lateral derecho del fútbol colombiano, actual asistente técnico del Medellín y campeón de la Copa Libertadores 1989, afirma que el equipo verdolaga demostró ser “el mejor equipo” de la vigente edición.

Luis Fernado 'Chonto' Herrera, durante su etapa como jugador de Atlético Nacional. / Archivo

Hoy es Daniel Bocanegra, en 1989 fue Luis Fernando Herrera, el ‘Chonto’, uno de los mejores laterales derechos en la historia del balompié colombiano. Hizo parte de aquella selección de la década del 90, que terminó de moldear la identidad del fútbol nacional, y de la que se recuerdan es a los Asprilla, Valderrama y Rincón. Jugó los mundiales Italia 90 y Estados Unidos 94, además de las eliminatorias a Francia 98. Paradójicamente inició su carrera profesional en el rival de Atlético Nacional, el Deportivo Independiente Medellín, con el que debutó en 1980 y se retiró en 1997 para seguir ligado a la pelota.

Actualmente es asistente técnico del DIM, vigente campeón de la Liga. Trabaja con el entrenador Leonel Álvarez, también clave en el título verdolaga de la Copa Libertadores 1989; anotó el último penal en esa extensa definición contra Olimpia, en El Campín. Herrera aprendió de Francisco ‘Pacho’ Maturana la forma de “ofrecerle al jugador toda la confianza”, y en diálogo con El Espectador reconoció las virtudes de aquel plantel ganador continental y sus semejanzas con el actual finalista, a cargo de Reinaldo Rueda.

¿Qué siente al recordar el título de la Copa Libertadores 1989?

Siento cosas muy bonitas por haber obtenido el título en ese año por primera vez para el fútbol colombiano con un equipo como Atlético Nacional, que en ese año era muy bueno en todas sus líneas, con muy buenos jugadores, con un muy buen cuerpo técnico, que era el de la selección Colombia, y ese Nacional que era la base de la selección en esos años. Es un recuerdo maravilloso, bonito, agradable y que lo tiene que marcar a uno para toda la vida porque fuimos el primer equipo en haber ganado un torneo tan importante como la Copa Libertadores. Nos tocó a nosotros y eso es algo histórico para el fútbol colombiano.

¿Qué le aprendió al profesor Maturana?

Una persona muy tranquila. Darle y ofrecerle al jugador toda la confianza del mundo, tratarlos bien, pensar en cosas grandes, en logros importantes y transmitirle esos pensamientos que él tenía a sus dirigidos; en ese caso a nosotros. Pienso que era un técnico con mucha madurez e inteligencia.

¿Quién era su mejor amigo en ese plantel?

Éramos una familia. Nacional era una familia en ese año, un equipo muy unido y fuerte en todos los aspectos; no solamente en lo futbolístico, sino en lo humano y lo grupal. Un equipo que tenía sus objetivos claros y desde el inicio de esa Copa Libertadores nos trazamos ese objetivo de poder llegar a la gran final y conseguirla. Se logró paso tras paso, encontrando rivales supremamente difíciles, porque la Copa Libertadores es un torneo muy duro. Yo la llevaba bien con todos, yo destacaría que el trabajo en equipo fue fundamental para haber logrado ese primer título de la Copa Libertadores para el fútbol colombiano.

Entre esos rivales que se cruzó Nacional, estuvo Millonarios en cuartos de final y fue una serie polémica, ¿qué recuerda de esos enfrentamientos?

Siempre fueron partidos difíciles contra Millonarios, complicados. Era siempre el partido en el que había que sacar la casta porque Millonarios tenía también un muy buen equipo, que se había conformado con buenos jugadores para poder llegar bien lejos en la Libertadores, y cuando nos enfrentamos sabíamos de la importancia que era sacar un resultado como local y después ir a Bogotá y, como se hizo, lograr otro bueno resultado.

¿En esa larga definición por penales ante Olimpia en la final, pensó que se les escapaba el título?

No, había mucha confianza. Se había remontado un 2-0 de Asunción, venía Olimpia con esa ventaja y nosotros la pudimos sacar adelante, igualar ganando también 2-0. Ya con la definición por penales había mucha confianza en todos los muchachos y al final se pudo conseguir ese título tan anhelado para el fútbol colombiano, para Nacional. No era fácil y se logró obtener desde el punto de los doce pasos con mucha alegría y satisfacción para todo el pueblo colombiano y para toda la hinchada de Nacional.

¿Cuál era la mayor virtud de ese grupo?

Yo creo que la alegría, la unión que había. Lo que te dije anteriormente, ese trabajo grupal. No solamente dentro, sino fuera del campo también. En las concentraciones, en los viajes, en los hoteles, en todas partes había una gran amistad entre todos; éramos como hermanos y yo pienso que resaltaría esa gran virtud que tuvimos en ese año para conseguir esa Copa Libertadores.

¿Qué semejanzas encuentra entre ese Nacional y el actual?

El actual es un equipo que tiene muy buenos jugadores, ha hecho una gran Copa Libertadores. Desde que comenzó el torneo, Nacional siempre mostró ese deseo de llegar a la gran final, mostró mucha madurez e inteligencia de parte de su cuerpo técnico y también de los jugadores. Mostró que era el mejor equipo de la Copa y por eso está en la gran final. Yo destacaría eso: que se ve que es un equipo que está muy unido y fuerte, y eso los ha llevado a sacar resultados importantes tanto de local como visitante.

¿Qué análisis hace del trabajo de Daniel Bocanegra, el ‘Chonto’ Herrera de este equipo?

Es un jugador muy importante para Nacional. Bocanegra lo ha hecho muy bien en toda la Copa Libertadores y en el torneo local también. Es un futbolista polifuncional (sic), que no solamente juega de lateral sino que también te puede jugar de volante o de central, pero en la posición de lateral me parece que le da muy buena salida al equipo. Tiene también muy buena marca.

Si Nacional gana la Copa Libertadores, irá al Mundial de Clubes y es probable que le toque jugar la final contra Real Madrid, ¿le puede ganar?

En el fútbol puede pasar de todo. Esos torneos tan importantes como es el Mundial de Clubes en Japón, siempre van los mejores y, si se da esa final, seguramente que se puede dar el caso de que Nacional le pueda ganar a Real Madrid, ¿por qué no? Primero tienen que prepararse bien para poder lograr el título de la Copa Libertadores y después pensarán en que en un caso dado que les toque jugar la final contra Real Madrid en ese Mundial de Clubes, seguramente que van a salir con la mentalidad de ganar y dejar muy en alto el nombre del fútbol colombiano.

¿Qué sensación le produce el estar hoy en día en el cuerpo técnico del Medellín, el clásico rival de Nacional?

Somos profesionales y en este momento consideramos que hemos hecho un gran trabajo con el Deportivo Independiente Medellín. Amamos al Medellín, queremos a la institución. Yo particularmente empecé mis primeros partidos en el DIM, los primeros tres años como profesional los pasé en el Medellín y siempre he tenido un gran cariño por este equipo. Cosas de la vida que después me tocó pasar por varios equipo en Colombia. Después del Medellín estuve en Bucaramanga, en América campeón en el 86 y ahí pasé el año siguiente al Atlético Nacional, donde estuve alrededor de diez años consiguiendo la Copa Libertadores y otros títulos. Fuimos base de selección Colombia durante muchos años. Jugamos Mundiales y Copas América. Para mí es de mucho orgullo y sentimiento el haber vestido la camiseta no solamente del Medellín, sino la de Nacional durante tantos años y ser uno de los ídolos de Atlético Nacional. Eso es algo muy significativo por todo lo que entregó el ‘Chonto’ Herrera para Atlético Nacional y para el fútbol colombiano.