La naranja mecánica, a toda marcha

Holanda no desentona en el Mundial. Sigue siendo uno de los máximos candidatos al título. Su juego eficaz, rápido y contundente deja sin aliento a sus rivales.

Arjen Robben / EFE

El partido contra Chile fue más que un cierre de la fase de grupo. Ambos conjuntos se disputaban el liderato del grupo B, puesto que les permitía no tener que pensar en Brasil como rival en la segunda ronda.

Aunque Holanda fue muy cauteloso durante 70 minutos, tiempo en que no regaló ni un milímetro de cancha a Alexis Sánchez y compañía, su instinto voraz de gol siempre estuvo presente. Dos cambios terminaron dándole la victoria. En esta oportunidad el tridente maravilla, conformado por Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robin Van Persei, no estuvo en acción, ya que el último estaba suspendido por amarillas. Por eso los jóvenes Memphis Depay y Leroy Fer terminaron por darles la victoria a los tulipanes.

El primer gol llegó en un cobró de tiro de esquina a los 77’. Por el segundo palo entró en solitario Fer, quien con un potente cabezazo venció al portero Claudio Bravo. Ya en tiempo de descuento, la velocidad y la magia de Robben reaparecieron. Tras un rápido contragolpe, Depay recibió un pase de Robben y selló el 2-0 final. Ambos equipos llegan a la segunda ronda como dos de las selecciones más fuertes del campeonato. No será nada fácil enfrentar a Brasil y México, por lo que se esperan dos lindos partidos.