Neymar… avilla

Brasil anotó el primer gol del Mundial, pero en su propia meta. Luego apareció el 10 verdeamarillo para darle vuelta al marcador con un doblete. Óscar, en tiempo de descuento, marcó el 3-1 final.

Neymar marcó dos de los tres tantos con los que Brasil le ganó a Croacia en el primer partido del Mundial. / AFP

Generalmente São Paulo es una locura, pero ayer lo fue mucho más. Al menos hasta media hora antes del partido inaugural del Mundial 2014, entre la selección local y la de Croacia. El caos en el transporte se duplicó debido a algunas protestas aisladas y a varias caravanas de torcedores vestidos de amarillo que desde muy temprano se tomaron esta ciudad de 12 millones de habitantes solo en su área metropolitana.
Pero la calma llegó a pocos minutos del pitazo inicial, cuando la gran mayoría de los brasileños ya estaban en sus casas listos para ver al scratch, porque excepto en los estadios y los Fans Fest de la Fifa, acá la gente ve los partidos en la casa. Restaurantes, bares y supermercados cierran, al contrario de lo que pasa en Colombia.

Después de la emoción de los himnos y un par de minutos de tensión en el juego, Croacia abrió el marcador en una infortunada acción de Marcelo, quien mandó el balón al fondo de su propio arco luego de un centro rastrero de Ivica Olic. La Arena de São Paulo quedó en silencio.
Pero el local, empujado por 50 mil de los 62.100 mil asistentes al estadio, reaccionó. Apareció Neymar y comenzó a agrietar la defensa croata. Óscar intentó desde media distancia. Y Croacia apostó por defenderse y contragolpear.

Los visitantes pudieron aumentar la cuenta en una acción de Nikica Jelavic, quien cabeceó suave. De inmediato ripostaron los locales y Neymar, que antes había recibido la primera tarjeta amarilla del torneo, aprovechó una duda de los volantes, encaró a los centrales y desde el borde del área remató con pierna zurda para anotar el empate.
Ese grito de gol retumbó en todos los rincones de este inmenso país, el quinto más grande del mundo. El número 10 verdeamarillo celebró el tanto con el técnico Luiz Felipe Scolari, quien el miércoles sufrió la muerte de uno de sus sobrinos.

En el complemento ambos equipos acusaron el cansancio. Brasil se quedó sin ideas, pero contó con la ayuda del árbitro japonés Yuichi Nishimura, quien se inventó un penalti en una acción entre el delantero Fred y el defensa croata Dejan Lovren: a los 70 minutos Neymar, desde el punto de los 12 metros, volvió a hacerse presente en el marcador.

Pero Croacia no se dio por vencido y se fue en busca de la igualdad, a pesar de que hasta ese momento era una derrota digna ante el favorito de todos. Al fin y al cabo sus rivales por el segundo lugar del Grupo A siguen siendo México y Camerún, que hoy, desde las 11:00 a.m., por el Gol Caracol, completan la primera fecha.

En los minutos finales los visitantes tuvieron un par de opciones, pero en el tiempo de descuento se equivocaron atrás y le permitieron a Óscar anotar el tercero. Brasil demostró una vez más que con Felipao en el banquillo es práctico y contundente, así no enamore.

Con el 3-1 de ayer, ya son 20 mundiales en los que la selección anfitriona no pierde su primer partido. Los dueños de casa han ganado 14 veces y empatado en seis oportunidades. Y con ese resultado ahora sí se prendió definitivamente el Mundial de 2014, que a pesar de algunas fallas logísticas y de organización, promete ser muy apasionante.

Temas relacionados