Neymar vs James, guerra de vedettes en el Grupo C de Copa América

Irreverencia con la pelota y gambeta atrevida, firma de Neymar. Zurda exquisita y arquitectura del juego, sello de James Rodríguez.

AFP

Brasil y Colombia le apuestan a sus vedettes para dominar el Grupo C de la Copa América de Chile-2015, una llave en la que apenas se habla de Perú y Venezuela.

De nuevo con la mano dura de Dunga, la 'verdeamarela' intentará llegar a su noveno título de Copa América, al igual que lograra el octavo bajo la ley del 'sheriff' en Venezuela-2007 durante su primer periplo (2006-2010). Ahora el presente le demanda un edicto inmediato: una nueva corona para olvidar el fracaso del Mundial-2014, la tragedia más grande de Brasil desde el 'Maracanazo' de 1950.

Neymar, el nuevo capitán de la 'canarinha', es el encargado de llevar ese buque a buen puerto. Y para ello el '10', flamante monarca de la Liga de Campeones de Europa con el Barça, tendrá lujosos escuderos, algunos sobrevivientes de la era Scolari como los PSG Thiago Silva y David Luiz, Dani Alves (FC Barcelona) y Willian (Chelsea), y otros con cartel prometedor como Philippe Coutinho (Liverpool) y Roberto Firmino (Hoffenheim).

La última Copa América, en Argentina en 2011, tampoco trae buenos recuerdos para los pentacampeones del mundo. Brasil fue eliminado por Paraguay en los cuartos de final en una desastrosa tanda de penales.

Aunque se niega a reconocerlo, Dunga, que se puso al frente de la selección nueve días después de la final del Mundial, sabe que una buena actuación en la Copa América ayudaría a curar muchas heridas en Brasil. Pero, a decir verdad, el título en Rusia-2018 es la única fórmula que lograría cicatrizarlas.

"No entiendo. En 2007 cuando ganamos la Copa América no era algo tan importante y ahora parece que tiene el mismo valor que un Mundial", aseguró el entrenador.

El Mundial-2014 terminó para Colombia en los cuartos de final cuando Brasil apareció en su camino. Fue la mejor presentación de una selección cafetera en la historia de las Copas del Mundo, y que tuvo como premio adicional la consagración de James Rodríguez, el '10' del Real Madrid, como máximo goleador de la cita con seis tantos.

Con apenas un título de Copa América (2001), Colombia buscará en Chile una segunda corona, y para ello le apuesta a la madurez que ha alcanzado James en su primera temporada en la 'casa blanca', y a la resurrección de Radamel Falcao García, ausente en Brasil-2014 por una lesión y en la búsqueda de un club luego de un año de calvario en el Manchester United.

"Nuestra ilusión es seguir creciendo y reafirmar lo que viene haciendo Colombia desde el Mundial, por eso no nos incomoda que nos vean como protagonistas porque sabemos para dónde vamos", comentó el '9'.

Lo mejor del equipo dirigido por José Pekerman está en el ataque, donde además del 'Tigre' el DT argentino puede echar mano de Carlos Bacca (Sevilla), en los planes del MU; Jackson Martínez (Oporto), muy cerca de firmar con el AC Milan, y 'Teo' Gutiérrez (River Plate).

Los otros dos invitados en el Grupo C son Perú y Venezuela. Verdaderas incógnitas y con caras nuevas en sus respectivos banquillos, pero rivales siempre incómodos que buscan una ventana hacia el protagonismo.

El combinado inca, tercero en la edición de Argentina-2011 y con dos títulos en su vitrina (1939 y 1975), se puso a órdenes del argentino Ricardo Gareca desde marzo, en un intento por reencontrar el camino hacia los Mundiales, a los que no asiste desde España-1982.

"Yo no me considero el salvador de nada, pero quiero llevar a esta selección a lo más alto (...) No quiero ser el salvador sino ser alguien que participa de un proceso que pueda lograr objetivos con grupo de jugadores competitivos", dijo el DT en una entrevista con la AFP.

Venezuela, otrora 'cenicienta' de Sudamérica' y con Noel Sanvicente como nuevo timonel, espera subir un nuevo escalón en el fútbol del continente y ser protagonista como hace cuatro años, cuando terminó cuarto en Argentina.

"Estoy seguro, segurísimo" de que pasaremos de ronda, se jactó 'el Chita' Sanvicente, en un intento de desafío para sus rivales.