“No me dejaron ir a los Olímpicos”: Roger Martínez

El cartagenero pasó del Racing al Jiangsu Suning de China. Pero en el negocio, su destino final será el Inter. La selección quedó por ahora en veremos.

El delantero colombiano Roger Martínez, con la camiseta del Racing de Argentina. / EFE
El delantero colombiano Roger Martínez, con la camiseta del Racing de Argentina. / EFE

Son horas movidas para Roger Martínez, que parece a bordo de un sueño que tal vez imaginó en Cartagena, donde jugaba fútbol descalzo a orillas del mar Caribe. Jiangsu Suning FC, de la Superliga china, compró su pase en 10 millones de dólares. Se trató de la venta más importante de la historia de Racing, uno de los clubes más grandes de Argentina. Entonces, el delantero costeño anda de acá para allá. De su apartamento en Puerto Madero, en pleno centro porteño, y de la clínica donde se realizó la revisión física, a preparar las maletas porque mañana volará a Hong Kong para tramitar la visa de trabajo y poder vestir la camiseta de su nuevo equipo. Eso sí, antes de subirse al avión, a pasitos de esa AFA convulsionada por la crisis institucional que la jaquea, el goleador olímpico habló con El Espectador, único medio colombiano que estuvo en su despedida de Buenos Aires.

Habrá que esperar para hablar mano a mano con Roger. La batería de estudios a la que se sometió comenzó en la mañana con Alejandro Rolón, kinesiólogo de la selección de Argentina, y con la presencia de un testigo de lujo: Javier Zanetti, vicepresidente del Inter. A fin de cuentas, el club neroazzurro le vendió el 69 % de sus acciones al Grupo Suning a cambio de 306 millones de dólares. Y Martínez, de 22 años, aceptó jugar en el Lejano Oriente porque se ilusiona con poner un pie en el Calcio.

Cuando era un chico que corría descalzo en Cartagena, ¿imaginó que podía jugar del otro lado del planeta?

La verdad, no. Pero uno tiene que aprovechar las oportunidades que se presentan. El fútbol son momentos. Yo andaba sin zapatillas, jugaba en la calle o en la playa. Y cuando me toca cumplir algún sueño, lo primero que se me pasa por la cabeza son aquellos recuerdos.

Hace dos años, Reinaldo Merlo lo mandó a la reserva porque vino con algunos kilos de más. ¿Cuándo hizo el clic y pasó a ser un profesional con todas las letras?

Cuando pasé a Aldosivi. Tuve que dejar Racing, irme a préstamo y Teté Quiroz fue muy importante. Él me marcó el camino. Y me metí de lleno en lo que más me gusta. Tomé conciencia.

¿Con qué expectativa viaja a China?

Muy motivado, feliz por el proyecto que está detrás de este paso por Jiangsu. Trataré de dar lo mejor de mí y aprovechar mi oportunidad.

¿Qué referencias tiene de la Liga?

No conozco mucho. Sé que hay tres jugadores brasileños (Jo, Alex Texeira y Ramires) y eso me puede jugar a favor para la adaptación. Que haya latinos en el plantel es importante. Va a ser una linda experiencia de vida.

De buenas a primeras, cambiar Racing, un club grande de la Argentina, por el campeonato chino parece osado. Más allá de su contrato, ¿cuál es su proyección deportiva?

Detrás de todo esto está el Inter, nada menos. Y eso fue suficiente para que aceptara jugar en China. Hablé con Zanetti, él me motivó muchísimo. Me fijó que trabajara duro, que estuviera tranquilo y cuando se diera la oportunidad y se liberara el cupo de extranjeros, iba a tener una posibilidad.

Charló con Zanetti y jugó con Diego Milito, otro crédito del Inter. ¿Habló con “El Príncipe”, qué le contó del club?

No pude hablar con Diego, pero aprendí muchísimo. Fue un grandísimo jugador. También, me enseñó mucho Licha (Lisandro López). Me llevo muchas cosas de ellos. Son un ejemplo de humildad y tienen hambre de gloria, a pesar de todo lo que ganaron.

¿Y cómo hace para enfocarse en el Jiangsu Suning, teniendo en cuenta que su principal objetivo es vestir la camiseta del Inter?

Eso es lo que me tiene contento. Pero yo voy a dar lo mejor para mi actual equipo. Sé que tengo que dar este paso para poder ilusionarme con jugar en la Serie A de Italia. A eso apunto.

Entró en la historia de la selección de Colombia porque hizo dos goles decisivos para la clasificación a los Juegos Olímpicos, pero no va a poder estar…

Eso me tiene un poco aburrido. Pero yo aporté mi granito de arena. Y desde donde me toque estar, voy a apoyar a los muchachos para que vuelvan con la medalla. Lamentablemente no me dejaron ir a los Olímpicos. No me cedieron.

¿Fue un golpe al corazón que no lo hayan dejado ir a los Juegos?

La verdad, fue algo muy feo en ese momento. Pero pienso en lo que está por venir y ojalá pueda volver a estar en la selección. Viví un gran momento.

¿Habló con José Pékerman? ¿No cree que le resta lugar en la selección haber pasado al fútbol chino y estar lejos de los primeros planos?

No pude charlar con el profe. Pero él sabe la cualidad de cada jugador y ellos decidirán si me vuelven a llamar. Yo haré todo lo posible para estar.

Tiene mucha competencia en Colombia: Bacca, Marlos, Dayro, Jackson, Teo…

Son jugadores extraordinarios, yo disfruto mucho estar al lado de esos jugadores y me esfuerzo para ganarme un lugar en la selección.