Otros ponen el fútbol, China la luz

El país asiático también tiene su representación en Brasil 2014.

La selección de fútbol de China, como suele ser costumbre, no ha participado en el Mundial de Brasil 2014, sin embargo el gigante asiático está muy presente en el campeonato gracias a sus paneles solares, que acumulan energía capaz de iluminar los 12 estadios de la competición, y, de paso, todos los centros de prensa.

Ello es resultado del contrato conseguido por el gigante energético chino Yingli Solar, una empresa cuyo nombre ya comienza a ser familiar en todo el mundo, aunque muchos no sepan a qué se dedica, gracias a que aparece en la publicidad de las bandas de los partidos, tanto en este Mundial como en el de Sudáfrica 2010.

Yingli Solar, con base en la ciudad de Baoding, cerca de Pekín, y especializada en la fabricación de células fotovoltaicas, pagó 80 millones de dólares para que su nombre se mostrara, por momentos en inglés, pero también en mandarín en los 64 partidos de la pasada Copa del Mundo, durante unos ocho minutos por encuentro.

El presidente de la firma, Miao Liansheng, fundador de la misma en 1998, contó esta semana a la prensa oficial china que en la copa del mundo de 2010 Yingli perdió dinero con su audaz decisión de pagar una de las publicidades más vistas del planeta, ya que los beneficios obtenidos por la operación, de sólo 50 millones de dólares, fueron ostensiblemente menores que la inversión realizada.

A pesar de las ´pérdidas´, a la larga la firma china logró aumentar su cuota en el mercado mundial de las células fotovoltaicas del 3 al 10 por ciento, y ahora que exporta a mercados como EEUU, la Unión Europea, Australia o Japón ha decidido no sólo repetir en Brasil 2014, sino además formar parte de la organización a través de algo tan vital como la iluminación.

La compañía, única empresa china entre los patrocinadores de la Copa del Mundo, se ha visto afectada en los últimos dos años por conflictos comerciales en el sector de paneles solares, después de que Washington y Bruselas impusieran medidas antidumping contra las fabricantes de este producto en el gigante asiático, por lo que no sorprende que esté intentando diversificar su mercado a economías emergentes como la brasileña.

La firma está decidida a usar el fútbol como su principal tarjeta de visita, ya que también patrocina la selección estadounidense de fútbol, y también a uno de los clubes más importantes del mundo, el Bayern Munich. Los chinos, grandes aficionados del balompié, siguen estos días los partidos de Brasil hasta altas horas de la madrugada mientras se quejan de la baja calidad de su selección nacional, pero de algo pueden estar orgullosos: cuando vaya cayendo la tarde en la final de Maracaná y se enciendan los focos de los mástiles, alimentados con energías renovables, el mérito será de una empresa de su país.

Temas relacionados