Paraguay puso en aprietos a Brasil