Pékerman tiene un doble en Barranquilla