Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 2 horas

Poderío mexicano

El seleccionado centroamericano avanzó a octavos de final con un contundente 3-1 sobre Croacia. El domingo, en Fortaleza, se enfrentará a Holanda.

La seleección de México celebra su clasificación a los octavos de final del Mundial de Brasil 2014. / AFP

Héctor Herrera, el volante mexicano del Porto, miró al centro del área. Se tomó su tiempo, miró nuevamente de reojo y pateó el tiro de esquina. La pelota fue haciendo su recorrido lentamente, pasó por el primer palo y sobró a los defensas. Y cuando iba a salir del área chica, apareció, sublime, el capitán Rafael Márquez quien, con un cabezazo certero, clasificó a México.

Tenían que pasar 71 minutos de un partido intenso, polémico (el árbitro Ravshan Irmatov no pitó una mano de Croacia en el área chica) y con contragolpes continuos para que México asegurara su pase a octavos de final. Y eso que el empate lo favorecía.

Ese fue el objetivo con el que el seleccionado centroamericano salió ayer a la cancha del Arena Pernambuco, de Recife. Por ello el técnico Miguel Herrera dispuso un planteamiento con cinco defensas, con la misión de neutralizar el ataque croata comandado por Ivica Olic y Mario Mandzukic; en el medio, tres hombres (Herrera, José Vásquez y Andrés Guardado) encargados de iniciar la transición en ataque, donde Giovani dos Santos y Oribe Peralta tenían la misión de sellar el pase a octavos de final con sus goles.

Claro que aquel plan se topó, desde el inicio, con un seleccionado croata muy bien organizado, que recuperaba el balón con movimientos rápidos y, a través de pelotazos, intentaba sacar el mejor provecho de Mandzukic. Lo demostró en los primeros 12 minutos del partido, en los que su mejor aliado fue un México errático, que entregaba mal la pelota y encontraba dificultades para atacar.

Hasta que la furia verde despertó y dio su primer aviso a los 15 minutos en un disparo de Herrera que golpeó en el travesaño. Tres minutos después, una mala definición de Peralta echó por la borda el deseo de los miles de aficionados mexicanos de dar un golpe temprano, sellar la clasificación y disfrutar del partido.

Las noticias de los goles brasileños en Brasilia, que permitían el pase azteca a octavos, relajaron al equipo. De ahí que Croacia comenzara a asentarse lentamente en la cancha y sumar opciones de gol sobre el arco de Guillermo Ochoa, pero sin efectividad.

En el segundo tiempo, Croacia se fue diluyendo con ataques confusos. El gran golpe para los balcánicos llegó con el gol de Márquez, y el nocáut definitivo se dio cuatro minutos después, cuando Guardado, entrando al área, definió a pase de Peralta.

Y si quedaba alguna duda del poderío mexicano, la despejó Javier Chicharito Hernández en el minuto 81 con un cabezazo. El descuento de Iván Perisic a tres minutos del final, y la expulsión de Rebic fueron apenas un pie de nota de una Croacia apabullada.

Un 3-1 contundente, efectivo, que situó a los aztecas en el segundo lugar del Grupo A, les dio el pase a octavos de final y el tiquete a Fortaleza, donde enfrentarán a Holanda el domingo, a las 11:00 a.m.