Portero de Tahití: “Odio que me metan goles”

Mikael Roche agradeció el aliento de la gente durante y después del encuentro.

Foto: AFP
Foto: AFP

"Odio que me metan goles", dijo Mikael Roche, portero de la selección de Tahití, tras los 10 que le encajó España en el Maracaná, este jueves en Rio de Janeiro, y que suponen la mayor goleada de la historia en un torneo para selecciones absolutas.

"Odio que me metan goles, o sea que 10 duelen mucho, más que mi mano, pero así es el juego", dijo Roche, que pese a la goleada encajada se convirtió en el héroe de la noche para los aficionados que asistieron al partido de la Copa Confederaciones.

"Me gustaría dar las gracias a la gente en el estadio, estuvieron impresionantes. Es increíble, nos llegó al fondo del corazón. No nos conocen y aplaudirnos así", explicó.

Roche no pudo hacer mucho en la gran mayoría de los goles, pero se ganó a la tribuna, que se compadeció de sus errores y lo alentó sin parar.

Al final del partido besó emocionado la hierba del Maracaná, prácticamente sólo, dejado por sus compañeros para disfrutar de la gran ovación que le brindaron los hinchas y que muy probablemente será el mejor recuerdo de su carrera.