Profe, que juegue el viejo

El arquero vallecaucano Faryd Mondragón podría convertirse hoy en el jugador más veterano en actuar en un Mundial de Fútbol. El sábado cumplió 43 años, uno más que el camerunés Roger Milla, quien estuvo en Estados Unidos 1994.

Faryd Camilo Mondragón Alí está viviendo un sueño del que no quiere despertar. En el ocaso de su carrera, ya con 43 años de edad, se está gozando como nadie la participación de la selección de Colombia en el Mundial de Brasil 2014. Como si fuera poco, podría convertirse hoy en el futbolista más veterano en actuar en la competición, pues todo parece indicar que el técnico José Pékerman lo pondrá de titular contra Japón. El golero vallecaucano cumplió 43 años el sábado pasado, uno más que el camerunés Roger Milla cuando jugó su último partido en la cita de Estados Unidos 1994.

Respetado y querido por todos los integrantes de la selección nacional, Mondragón ha sido una pieza fundamental en el exitoso proceso que ha liderado José Pékerman. Aunque David Ospina ha sido el arquero de confianza del estratega argentino, Faryd se ha convertido en una especie de asistente técnico y vocero de los jugadores.

Era él quien se paraba en la pista atlética del estadio Metropolitano y pedía el apoyo de la afición en los momentos complicados de la eliminatoria. También el que salía a alentar a sus compañeros en las derrotas. Y es el primero que llega a celebrar los goles en este Mundial. El jueves pasado corrió casi 40 metros para abrazar a James Rodríguez, autor del primer tanto frente a Costa de Marfil, en Brasilia. También se unió al baile de la celebración y les siguió el paso a sus compañeros, casi todos 20 años menores que él.

Porque este Faryd Mondragón modelo 2014 parece un niño estrenando juguete. Eso sí, disciplinado y responsable a la hora de prepararse para un momento como el de hoy. La verdad es que hace un par de años ya había descartado la posibilidad de jugar nuevamente un Mundial (estuvo en Estados Unidos 1994 y Francia 1998), pero la llegada de Pékerman y una charla que tuvo con él lo motivaron nuevamente.

Por eso volvió al fútbol colombiano. Llegó al Cali, su casa, en donde alargó su carrera pensando en Brasil 2014. Fue siempre suplente de Ospina, pero en su club justificó las convocatorias con grandes actuaciones. Y aunque desea pasar a la historia del fútbol mundial, insiste en que lo más importante es el equipo. “Daría cualquier cosa porque la selección pueda lograr la actuación más brillante de un equipo colombiano en un Mundial, eso sería más importante que mi récord”, admite con la voz entrecortada, porque es un hombre muy sentimental.

Agrega que “buena parte del éxito de este grupo es que es una familia, en la que el colectivo está por encima de cualquier situación individual. El plantel, en general, es joven, pero tiene mucha experiencia internacional. Acá todos sabemos que hemos tenido un arranque soñado, pero también que el verdadero Mundial arranca en los octavos de final. Tenemos hambre de gloria”.

Faryd comenzó su carrera profesional en el Deportivo Cali, en 1989, y ha pasado por 11 clubes de ocho países, en los que ha jugado cerca de 500 partidos durante 26 temporadas. Con la selección participó en cinco eliminatorias, tres Copas América y unos Juegos Olímpicos. Ha estado en 55 compromisos, aunque lleva más de 100 convocatorias.

“La verdad es que no puedo creer todo lo que me está pasando. Soy un privilegiado por poder estar acá. Este sueño se lo tengo que agradecer a mi familia, a mis amigos, a todos los integrantes de esta selección, que ha sido una pipeta de oxígeno durante estos años; al Cali y a toda la afición colombiana que siempre me ha tratado con tanto respeto y admiración”.

Ayer, en el reconocimiento del terreno del Arena Pantanal, en Cuiabá, un escenario para 43.600 espectadores que se despide hoy de la Copa Mundo, Mondragón se vio especialmente motivado, aunque, como ya es tradicional, el técnico Pékerman no quiso adelantar la formación. Si juega, pasará a la historia, pero si no, seguirá esperando una nueva oportunidad mientras Colombia entera y el mundo le piden al técnico que, por favor, ponga al viejito.