Resurge el 'mariscal'

Gracias a su jerarquía y liderazgo en la zona defensiva, Mario Alberto Yepes, capitán de la selección de Colombia, fue la gran figura del triunfo 2-1 ante Costa de Marfil.

Mario Alberto Yepes celebra con el público colombiano la victoria ante Costa de Marfil. / EFE

En la gran victoria de Colombia 2-1 frente a Costa de Marfil, Mario Alberto Yepes se graduó con honores como referente y capitán del combinado tricolor. Su experiencia y liderazgo fueron fundamentales para que la selección nacional consiguiera su segunda victoria en Brasil 2014.

Sin lugar a dudas un triunfo que deja muy cerca al equipo de José Pékerman en la siguiente fase del Mundial y, además, tres puntos que revitalizan el gran momento por el que está pasando la defensa nacional, que gracias a la jerarquía de Yepes se ha convertido en una de las más sólidas del campeonato.

Con el pasar de los partidos, el estilo de juego del estratega argentino se ha visto dentro del terreno de juego. Aunque Colombia llegaba con algunas dudas al Mundial y además con Falcao, Perea y Aldo lesionados, el equipo fue evolucionando en su fútbol.

El equilibrio en todos los sectores de la cancha, la efectividad a la hora de definir, la tenencia de pelota y, lo más importante de todo, la seguridad en su zona defensiva, gracias al liderazgo de Mario Alberto Yepes, han sido las claves del éxito.

Y es que, a pesar de no haber tenido una destacada actuación con el Atalanta en Italia la pasada temporada, Pékerman le dio a Mario Alberto toda la confianza al convocarlo dentro de los 23 jugadores que ante Grecia comenzaron un nuevo sueño mundialista.

Luego de haber tenido que sufrir la eliminación de tres mundiales seguidos, el vallecaucano se consolidó como el capitán de Colombia. Muchos decían que estaba viejo, otros que era lento, algunos que ya había cumplido su ciclo; sin embargo, el defensor de 38 años de edad les demostró lo contrario.

Ha disputado dos partidos en Brasil como titular, pero sin lugar a dudas ante Costa de Marfil tuvo una tarde soñada. Desde el primer minuto estuvo concentrado, en el juego aéreo lució impasable y cuando Didier Drogba, la gran figura internacional, entró por Wilfried Bony, lo neutralizó correctamente.

En la marca personal estuvo perfecto. Por arriba y por abajo evitó que los africanos lograran ventaja en los balones divididos. Además, sacó el equipo desde el fondo, echándoselo al hombro y creando opciones en la salida colombiana.

“La verdad es que cuando uno entra a la cancha no piensa en callar bocas, sino en jugar fútbol y rendir para el bien del equipo”, expresaba el vallecaucano, quien ante el cuadro africano pasó la marca de cien partidos con la camiseta tricolor. Y qué mejor forma de celebrar su centenar de compromisos con la selección nacional, que consolidándose como la gran figura del encuentro.

Nacido en Cali, Valle del Cauca, el 13 de enero de 1976, el gran capitán de Colombia pasa por un momento dulce con la selección. Dentro y fuera de la cancha se ha convertido en el líder del equipo. Sin ninguna duda, Mario Alberto Yepes es un ejemplo para las nuevas generaciones.

El vallecaucano no solo jugó bien, brilló por todo lo alto y fue de los mejores de la tricolor durante todo el partido, dejando claro que todavía le queda talento para seguir vistiendo la casaca amarilla.

Por ahora el jugador del combinado nacional se encuentra en su punto máximo y tiene que estar celebrando el triunfo de Colombia, que los pone muy cerca de alcanzar algo que solo se había hecho en Italia 1990, que es lograr la clasificación a los octavos de final en una cita orbital. Pero la fiesta no durará mucho, porque se viene Japón, y conociendo el profesionalismo y las ganas de trabajar de Yepes, en este mismo momento estará planificando junto a sus compañeros lo que será el último partido de la primera ronda.

Mario Alberto Yepes es hoy por hoy el motor de esta selección, que quiere hacer historia en Brasil 2014.