La revancha de Pékerman

En el mundial de Alemania 2006, cuando dirigía la selección Argentina, cayó derrotado por los alemanes en cuartos de final.

AFP

Pékerman sabe que un Mundial depende de los pequeños detalles. Que la delgada línea que separa el éxito del fracaso, cuando se llega a la eliminación directa en un único partido, se cruza por cuestiones que van más allá de la táctica y del estado de forma de cada equipo.

Lo vivió en su anterior experiencia mundialista, en Alemania 2006, como técnico de Argentina. Ser superado en los cuartos de final por el anfitrión y en una tanda de penaltis no debería suponer un drama, pero regresó a su país como el máximo culpable. Se le culpó de no haber ensayado tandas de penales el día previo de la lesión de Abbondanzieri, que fue sustituido por Leo Franco y de que éste no detuviese ningún penalti, o de mantener en el banquillo a Lionel Messi, que acababa de cumplir 19 años. Volvió a Buenos Aires invicto, pero derrotado.

Ahora tiene la oportunidad de desquitarse con Colombia y su principal preocupación es la respuesta de sus jugadores, que sepan competir como lo han venido haciendo. "La clave va a ser todo. En un partido decisivo todas las situaciones son importantísimas y, por eso, hay que tener la capacidad de tomar buenas decisiones. No caer en el estilo de juego uruguayo y resolver bien todas las situaciones que aparezcan va a ser fundamental", aseguró Pékerman en la conferencia de prensa de la víspera de los octavos de final contra Uruguay.

Por eso, resta importancia al hecho de que se enfrenten dos viejos rivales, que ya se han cruzado en Copas América o eliminatorias mundialistas. "Siempre puede pesar el conocimiento del rival, pero no se puede asegurar que el partido sea de la misma manera, porque el Mundial tiene sus características y se han dado muchas cosas nuevas respecto a otros. Sabíamos que existía la posibilidad de este cruce y que siempre iba a ser un rival altísimo para nosotros, una prueba muy dura y nos preparamos para un partido así", agregó el estratega gaucho.

Pékerman puso como ejemplo la eliminación de conjuntos que se suponía serían favoritos, España e Italia. "El Mundial es un partido a partido. Aquí los grandes tienen que demostrar por qué lo son y los países como nosotros demostrar nuestra ambición, nuestra superación con nuevos valores. Lo estamos haciendo muy bien y esperamos el partido con muchas ganas, porque son los partidos que siempre hemos querido jugar".

Para ello cuenta con haber podido dar minutos prácticamente a toda la plantilla, con evitar los nervios del debut, otro detalle que no es menor. "Nosotros hemos ido cambiando y, por eso, disfruté mucho el ultimo partido contra Japón, porque hicimos muchas variantes en un equipo que iba ganando. Es muy difícil poder jugar con tantos cambios un partido decisivo como era ese, porque teníamos que consolidar nuestra imagen. Hemos sumado en la tercera fecha a casi todos los futbolistas y eso es muy positivo", señaló.

Estoy muy feliz con todos los jugadores, porque éste era un ciclo que venía con mucha incertidumbre. Por eso, la gente está contenta, porque sabe las dificultades que hemos pasado. Tenemos grandes futbolistas que no encontraban en la selección el nivel que sí tenían en los clubes y era un problema”, indicó el argentino refiriéndose a algunos casos en específico como el del delantero del Porto, Jackson Martínez, sobre el que sostuvo “que convierta es algo que disfrutamos mucho, porque es un jugador que tiene mucha disciplina y una gran dedicación".

Pékerman puede tener el sábado su revancha en los mundiales, en el Maracaná y frente a Uruguay, que regresa para un partido mundialista 64 años después del Maracanazo. "Todo el mundo del fútbol lo consideramos una hazaña. Sabemos lo que es jugar en este país, con lo que significa Brasil para este deporte y haberlo hecho en esas condiciones, habiendo remontado un resultado adverso, por eso quedó entre las grandes gestas. El fútbol es una pasión y, por eso, todos valoramos esas hazañas que nos enseñan y nos ayudan a creer. Es un ejemplo que te ayuda a formar", puntualizó el seleccionador de 64 años.

Temas relacionados