River amargó la fiesta verde

Atlético Nacional empató 1-1 frente al equipo argentino en el Atanasio Girardot y no sacó ventaja de local. El próximo miércoles se definirá la serie en Buenos Aires.

Luis Carlos Ruiz se lamenta un cabezazo que se fue por encima del travesaño de Marcelo Barovero. Foto: AFP

“Vamos mi verde, que esta noche tenemos que ganar”, ese era el pedido de los cerca de 40 mil hinchas de Atlético Nacional que acudieron al estadio Atanasio Girardot de Medellín. El objetivo de un título internacional se ha vuelto en una obsesión para todos. No solo directivos, cuerpo técnico y jugadores, sino para cada hincha del equipo que en los últimos años no ha tenido rival en Colombia y lo ha ganado todo. Por eso se armó una fiesta verde sin precedentes con bombos, platillos y pólvora, pero River la amargó porque consiguió un valioso empate 1-1 que le permite llegar con una diferencia a su casa. 

El técnico Juan Carlos Osorio desde antes del partido había mencionado que su intención sería que su equipo tuviera la pelota, porque si le daba el dominio a River podría sufrir mucho. Pues bien, la intención inicial fue esa, un equipo que salió a proponer a buscar el arco rival y a ser muy rápido ofensiva y defensivamente. Como es habitual en los planteamientos del técnico risaraldense, Nacional siempre buscó llegar por los costados. Por el sector izquierdo Jonathan Copete generó mucho peligro y por el derecho Orlando Berrio hizo lo propio. 

En defensa se armó una linea de tres compuesta por Daniel Bocanegra, Alexis Henriquez y Óscar Murillo, quienes controlaron bien Rodrigo Mora y Teófilo Gutiérrez en ataque y a ellos se sumó un brillante trabajo de Alexander Mejía, quien fue el capataz en el centro del campo. Recuperó, entregó, animó y hasta generó peligro con sus pases profundos. Edwin Cardona siempre en lo suyo. Fuerte con la pelota y más rápido mentalmente que los demás. Por eso fue el que con sus pase dejó varias veces mano a mano a sus delanteros. 

El fútbol es único y premió al jugador de Nacional que quizás era el menos destacado. Orlando Berrio cada vez que tenía el arco rival de frente no sabía cómo ejecutar y eso le ocasionó perder varios balones. Pero al minuto 34 de su pierna derecha nació el gol del equipo verdolaga. Cardona filtró un balón preciso, Berrío ganó en velocidad, pisó el borde del área y remató cruzado con potencia para vencer al arquero Marcelo Barovero. 

River intentó reaccionar. Justamente con la fórmula que Osorio sabía que utilizarían: balón a ras de piso y mucho toque. Así creó peligro sobre el arco defendido por Franco Armani, pero los dirigidos por Marcelo Gallardo no estuvieron finos en la definición hasta ahí.

En la segunda parte el equipo de la 'banda cruzada' salió más agresivo, sabía que un gol como visitante valía mucho y por eso presionó arriba, se preocupó por cortar rápidamente los ataques de Nacional y lo complicó. Los de Osorio no eran claros con el balón y por eso el DT decidió incluir a Sebastián Pérez, un volante de marca que entró a cubrir espacios y sobretodo a intentar recuperar la pelota. Salió Jonathan Copete quien cumplió con una buena noche. El cambio inicialmente surtió efecto pero las desconcentraciones aparecieron en la zona media y al minuto 20 del segundo tiempo Alex Mejia no llegó a su zona, soltó la referencia y Leonardo Pisculichi remató de media distancia para vencer al arquero Franco Armani y empató el juego. 

Nacional perdió el control, se puso nervioso ante un River que corrió más que en la primera parte y con eso llenó de nervios a un Atanasio Girardot que por momento guardó silencio. Osorio intentó reaccionar pero en los cambios sacrificó a sus hombres que habían sido claves abriendo el campo y por eso no pasó del empate 1-1 que le pone las cosas difíciles, teniendo en cuenta la definición el próximo miércoles en el estadio Monumental de Buenos Aires. 

 

La gente salió aburrida pero ilusionada porque se mostró buen fútbol y se mereció haber llegado al juego de vuelta con una ventaja. Ahora, en el otro frente,  Nacional intentará el próximo sábado vencer al Atlético Huila en Neiva para intentar pelear el cupo a la gran final del fútbol profesional colombiano. Si los verdes le ganan al equipo opita, definirán en casa frente a Independiente Santa Fe por jugar la finalísima frente a Independiente Medellín. Otro título por el que van los de Osorio. 

Atlético Nacional:

30. Franco Armani; 22. Daniel Bocanegra, 12. Alexis Henriquez, 3. Óscar Murillo, 19. Farid Díaz; 20. Alejandro Bernal, 13. Alex Mejía, 10. Edwin Cárdona; 17. Orlando Berrio, 14. Luis Carlos Ruíz, 29. Johnatan Copete.

River Plate:

1. Marcelo Barovero; 24. Emanuel Mammana, 20. Germán Pezzella, 6. Ramiro Funes Mori, 21. Leonel Vangioni; 8. Carlos Sánchez, 23. Leonardo Daniel Ponzio, 16. Ariel Rojas, 15. Leonardo Pisculichi; 7. Rodrigo Mora, 19. Teófilo Gutiérrez