Roma cayó de local y complicó su clasificación a Europa League

Chievo Verona sorprendió al equipo capitalino en el estadio Olímpico y lo venció por la mínima diferencia.

El capitán de la Roma, Francesco Totti, aguanta la marca de Perparim Hetemaj del Chievo Verona.
El capitán de la Roma, Francesco Totti, aguanta la marca de Perparim Hetemaj del Chievo Verona.AFP

El AS Roma cayó 1-0 ante el Chievo Verona (ahora 11º), este martes en el estadio Olímpico capitalino en el primer partido de la 36ª jornada de la Serie A del 'calcio' en la que ya se consagró campeón Juventus de Turín, sigue 5º pero se complica inútilmente la clasificación a la Europa League.

En un encuentro en el que los anfitriones presionaron permanentemente, sobre el final (90), el francés Cyril Théréau logró el tanto de la victoria.

"Hesitamos en toda la primera mitad, pero deberíamos haber liquidado el juego antes", se lamentó el entrenador de la Roma, Aurelio Andreazzoli.

"Chievo no dio a nuestra defensa mayores problemas, pero sabíamos que es peligroso al contragolpe", añadió.

Chievo, por su parte, logró su objetivo de ponerse lejos de la zona de descenso para asegurarse la permanencia en la primera división para la próxima temporada.

"Fue un resultado importante para nosotros, pero todo es mérito de los jugadores", dijo el entrenador del Chievo, Eugenio Corini. "Ellos son los que juegan y tratan de aplicar mis ideas", explicó.

Los romanos pueden ser superados por Udinese (6º) y alcanzados en puntos por el archirrival Lazio (7º).

La 'Juve', que ya se aseguró matemáticamente el 'Scudetto' 2012-2013 el domingo, visita al Atalanta (14º) en Bérgamo.

Con el título decidido y el escolta Nápoles, que visita al Bolonia (13º), y el Milan, que viaja a Pescara (20º), la lucha más cerrada se centra en los puestos para la Europa League.

El cuarto clasificado, la Fiorentina, con tres puntos más que la Roma, visita al Siena (19º).

Además, en la lucha por alcanzar los puestos europeos habrá un duelo directo entre Lazio (7º) e Inter de Milán (8º), en la última oportunidad que tienen para no perder el tren de las competiciones continentales en la próxima temporada.