Ronaldo y un duro examen

La estrella del Real Madrid y de la selección de Portugal deberá demostrar toda su magia esta tarde, cuando su equipo enfrente a Estados Unidos en la ciudad de Manaos.

El Arena Amazonia de la ciudad de Manaos será testigo del trascendental partido que disputarán Portugal y Estados Unidos, a partir de las 5:00 p.m.

El cuadro luso, que había llegado como uno de los favoritos a Brasil, fue duramente aterrizado por Alemania, que lo goleó 4-0 en el debut. Ahora, ante los norteamericanos, los portugueses estarán obligados a sumar de a tres para seguir con vida en el Mundial.

Los dirigidos por Paulo Bento volvieron a desmentir rumores de una posible lesión de su estrella Cristiano Ronaldo luego de que usara una banda protectora en la rodilla izquierda en el entrenamiento del viernes.

“Cristiano se entrenó normalmente, hizo todos los ejercicios con nosotros, luego se puso hielo. Pero eso no puede ser motivo para crear este revuelo en torno a él; está bien y nos va a ayudar”, aseguró el delantero Hélder Postiga, y añadió que el ganador del último Balón de Oro está al 100% para su próximo duelo en Manaos.

Ronaldo, el máximo goleador de la selección portuguesa, se ha visto aquejado de una tendinitis en la rodilla izquierda y una dolencia muscular en la misma pierna desde antes del torneo. Sin embargo, la estrella del Real Madrid, que no tuvo un buen inicio de Mundial, sabe que ante Estados Unidos se jugarán gran parte de la clasificación.

Pero no sólo la condición física repercutirá en el encuentro de esta tarde, ya que la situación anímica de los lusitanos se encuentra por los suelos desde la goleada que recibieron de manos de los teutones. Portugal no quiere repetir lo que le pasó al vigente campeón España y a Inglaterra, que se despidieron anticipadamente de Brasil 2014.

Sin embargo, el elenco europeo tendrá varias bajas para este encuentro. Bruno Alves y Fábio Coentrao por lesión, y Pepe por expulsión serán ausencias obligadas.

Estados Unidos, por su parte, no podría estar de mejor actitud, luego de su modesta pero decisiva victoria ante Ghana (2-1) el pasado lunes. La selección dirigida por Jürgen Klinsmann quiere repetir su proeza de 2010 y pasar a octavos de final para disputarse con los mejores del mundo.

Al igual que sus oponentes, los norteamericanos tendrán ausente a uno de sus jugadores. Se trata de Jozy Altidore, quien sufrió una lesión en los aductores, de la que aún no se ha recuperado.

En cambio Clint Dempsey, víctima de una fractura de nariz y autor del primer gol estadounidense, podrá ser de la partida.