Con salsa los uruguayos viven el Mundial