San Lorenzo cumplió los deseos del papa Francisco