San Lorenzo y la ayuda divina

No pocos hinchas creen en la milagrosa influencia del Papa, ya que desde la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano, el rumbo del equipo cambió.

San Lorenzo fortaleció el dominio argentino en la Copa Libertadores de América al darle el título número 23 a un equipo albiceleste, frente a 17 que ostenta Brasil, y se prepara para llevarle el trofeo al papa Francisco, su hincha más célebre.

El triunfo 1-0, con gol de penal de Néstor Ortigoza, a los 36 minutos, en el Nuevo Gasómetro, tras el empate 1-1 en el partido de ida en Asunción, marcó el fin de una larga espera para el club azulgrana, que tenía en la Libertadores como su mayor deuda histórica.

San Lorenzo se sumó ahora a los argentinos ganadores del título: Independiente (7 copas), Boca (6), Estudiantes (4), River Plate (2), Argentinos Juniors, Racing y Vélez Sarsfield, con una copa cada uno.

No podrán burlarse más los adversarios de los cuervos’, que hasta ahora atribuían la sigla CASLA (Club Atlético San Lorenzo de Almagro) a la definición Club Atlético Sin Libertadores de América, por ser el único de los cinco equipos llamados grandes que nunca había conquistado la copa continental.

Habrá que renovar ironías, ya que, por ejemplo, pronto quedará obsoleto el cántico de “sos un almacén” que le dedican los hinchas de Boca Juniors, en alusión al hipermercado Carrefour, lindero a la sede del club en el barrio de Boedo, donde alguna vez estuvo el Viejo Gasómetro, su histórico estadio que San Lorenzo está en camino de reconstruir.

La mística que necesita un equipo para salir campeón tuvo al Papa Francisco como su mejor aliado en esta misión que le fue esquiva desde siempre y que tuvo ribetes de milagro.

Este club que le debe el nombre a un sacerdote, Lorenzo Massa, venera al papa Francisco y su imagen se multiplica en los comercios y hogares de Boedo, barrio identificado con los colores azulgranas y que concentró la noche los festejos.

“El paraíso ofrece un inminente viaje para compartir la Copa con Francisco y en diciembre Marruecos para un posible duelo con Real Madrid en el Mundial de Clubes. San Lorenzo es, por fin, campeón de América”, destacó este jueves el diario La Nación.

El viaje al Vaticano ya se está preparando para la semana próxima dijeron el presidente del club, Matías Lammens, y su vice, el popular conductor de televisión Marcelo Tinelli.

“Vamos a entregarle la Copa al Papa. El jueves o viernes (de la próxima semana). Es un compromiso que habíamos asumido. Sabemos que él rezaba para que ganáramos”, dijo Tinelli.

Horas antes del partido crucial, al punto de abordar un vuelo el Sumo Pontífice había dicho: “Hoy es un día especial”, y no se refería al viaje a Corea del Sur para asistir a unas jornadas de la juventud, sino al club de sus amores, contó uno de sus colaboradores a la prensa argentina.

“Habemus Copa”, tituló La Nación, en una síntesis de la espera, la pasión y la resurrección de un equipo que “hace dos años creían que desaparecía y hoy es el mejor de América”, dijo Bauza.

El papa Francisco, además mandó “un ciclón de saludos” al club, tras su victoria en la Copa Libertadores.

El Sumo Pontífice recibió la noticia del triunfo de su equipo, conocido como el ‘Ciclón’, tras aterrizar en Corea del Sur.

Así, Francisco mandó un ciclón de saludos a la hinchada azulgrana y deseó que esta sea una copa de solidaridad, reveló Guillermo Karcher, oficial de Protocolo del Vaticano pontificio.

No pocos hinchas creen en la milagrosa influencia del Papa, ya que desde la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano, en marzo de 2013, el rumbo del equipo parece haber mejorado notoriamente. “Hace dos años jugábamos la Promoción con Instituto (para no descender a segunda división) y hoy estamos en la cúspide de América”, dijo el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

Admitió que soñaron “como hinchas y dirigentes pero no pensamos que a dos años de asumir estaríamos jugando la final de la Copa Libertadores”, dijo a AFP.