Santa Fe, a seguir vivo en la Libertadores

El equipo cardenal se enfrenta contra Cobresal para seguir con vida en el torneo continental.

Independiente Santa Fe busca su primer triunfo en la Libertadores. Foto: AFP

El equipo chileno fue fundado el 7 de mayo de 1979, está ubicado en el campamento minero de El Salvador que cuenta con una población de 7.000 habitantes y el Estadio el Cobre, dónde actua de local tiene una capacidad de 15.000 espectadores, de la región de Atacama al norte del país austral, y su clásico rival es el Cobreloa. El equipo minero es el actual campeón del fútbol de su país por primera vez en su historia

En el torneo 2016, el rival del equipo cardenal ocupa la posición 14 con tan solo seis puntos en ocho partidos disputados gracias a un partido ganado y tres empates. En el torneo internacional, los chilenos suman cero puntos en dos partidos, luego de caer ante Corinthians y Cerro porteño.

El volante mixto Johan Fuentes es la gran figura del equipo naranja, tiene 32 años y le apodan el “Mago”. Su principal virtud es la pegada a larga distancia. El técnico del equipo es el argentino Dalcio Giovagnoli, que por un corto paso por el fútbol de los Emiratos Arabes volvió al conjunto con el que alzó el título local, pero un gran cambio en la nómina ha ocasionado un nivel muy lejano al del año anterior y no han conseguido los triunfos importantes del último torneo local.

La alineación de los chilenos será con Sebastián Cuerdo en la portería, Patricio Jerez, Javier Grbec, Israel Poblete, Alejandro López en la defensa; Pablo González, Victor Sarabia, Johan Fuentes y Diego Silva en el medio; en el ataque estarán Flavio Rojas y Jorge Acuña.

Santa Fe por su parte que necesita sumar de a tres para seguir en la lucha en busca de la clasificación a la siguiente rondoa formará con Róbinson Zapata en el arco; Jainer Barreiro, Yerry Mina, William Tesillo y Cristian Borja en la defensa; en el medio campo estarán Juan Daniel Roa, Yeison Gordillo, Sebastian Salazar y Luis Manuel Seijas y en el atacan estarán Antony Otero y Carlos Ibargüen.