Se puede jugar mano a mano

El equipo de José Pékerman cerró el año con una buena presentación en Ámsterdam. Mostró jerarquía ante el subcampeón mundial.

EFE

Holanda es, tal vez, la única potencia futbolística que no ha conquistado un Mundial, pero es sin lugar a dudas un rival de mucha jerarquía. Actual subcampeón del mundo, ganador invicto de la eliminatoria y constante surtidor de jugadores a las principales ligas europeas, ayer empató 0-0 en su propia casa, el Amsterdam Arena, ante una Colombia muy aplicada, que cerró un año espectacular clasificada para Brasil 2014 y cuarta en el escalafón de la FIFA.

El equipo nacional incluso pudo haber ganado, pues en la segunda mitad generó las mejores opciones de gol, pero no concretó.

Los naranjas comenzaron presionando en terreno colombiano, como lo hizo Bélgica el jueves pasado, pero la gasolina les alcanzó para hacerlo apenas por los primeros 15 minutos, en los que generaron una oportunidad clarísima de anotar, un remate de Rafael Van der Vaart que se estrelló en el travesaño y el rebote que inexplicablemente Siem de Jong mandó afuera.

Los dirigidos por José Pékerman se pararon bien en defensa y le apostaron al contragolpe, con el que obligaron al arquero Jasper Cillessen a salir de su área.

Poco a poco Colombia se apoderó del balón y se impuso, aunque también abusó del juego brusco para recuperarlo. El holandés Jeremain Lens vio la tarjeta roja por una agresión sobre Pablo Armero, quien previamente le había pegado y también debió haber sido expulsado, así como Abel Aguilar, que antes del entretiempo sacudió a Van der Vaart.

Con un hombre más en la cancha, Colombia manejó el ritmo en el complemento y generó las opciones más claras de gol. Una con Falcao García, otra de Macnelly Torres y una más por intermedio de James Rodríguez.

Entonces Holanda, que respetó a la tricolor, dejó de atacar y se dedicó a darle trámite al juego, algo que normalmente no haría en casa ante un rival menor, así tuviera un hombre menos.

Víctor Ibarbo le dio profundidad al equipo y desbordó varias veces por la izquierda. Con ello sigue demostrando que es una buena alternativa para el Mundial.

Bajo las órdenes de Pékerman, Colombia completó 20 partidos jugados, con 12 triunfos, 5 empates y 3 derrotas, 36 goles a favor y solamente 11 en contra.