Seis años de cárcel por matar de una paliza a un árbitro en Holanda

El tribunal los declaró culpables de homicidio, sin embargo, consideró que "ninguno de los sospechosos tenía intención de matar al juez de línea".

Tomada de La Prensa

Seis adolescentes y un adulto fueron condenados este lunes a penas de cárcel de entre uno y seis años por haber matado de una paliza a un juez de línea tras un encuentro de fútbol aficionado en Holanda, observó un periodista de la AFP.

El tribunal los declaró culpables de homicidio y consideró que "ninguno de los sospechosos tenía intención de matar al juez de línea", declaró la jueza Anja van Holten, al leer el veredicto. Un octavo sospechoso fue declarado inocente. 

La agresión al juez de línea aficionado Richard Niuwehuizen se produjo en 2012 en las instalaciones del club de fútbol juvenil "Buitenboys B3", de la localidad de Almere (noroeste de Holanda), donde también jugaba el hijo del fallecido. El partido, en el que el equipo local se enfrentaba al "B1 de Nieuw-Sloten", de Amsterdam, tuvo que ser interrumpido en varias ocasiones por presuntos episodios violentos.

Pese a que los testigos aseguran que no hubo ninguna decisión arbitral excesivamente polémica, explican que el juez de línea fue agredido por jugadores del equipo visitante, que le propinaron una patada en la cabeza y tres en el abdomen.

El asistente pudo caminar por su propio pie hasta la cantina del campo, pero se sintió indispuesto y fue trasladado al hospital, donde falleció.
 

Temas relacionados