"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 7 horas

Seleçao por un nuevo impulso a "su" Mundial-2014

Para facilitar los desplazamientos por la capital económica de Brasil, la restricción de circulación de automóviles fue suspendido temporalmente.

AFP

La selección brasileña termina su preparación para el Mundial-2014 cuando enfrente a Serbia este viernes en amistoso en Sao Paulo, la ocasión para dar un nuevo impulso al torneo amenazado por los movimientos sociales.

¿Cuándo será que el fútbol regresa a un primer plano? A menos de una semana del Mundial (12 de junio al 13 de julio), esa pasión que caracteriza a Brasil por el deporte rey no se ha manifestado aún. Las banderas en las calles son escasas y el fervor está ausente.

Y la huelga ilimitada del metro de Sao Paulo, capital económica y sede del partido de apertura Brasil-Croacia, continúa este viernes y representa una seria amenaza para el Mundial.

Pero una actuación significativa de la Seleçao sobre a Serbia el viernes podría generar un nuevo impulso al escenario mundialista.

El Brasil-Serbia, el segundo amistoso de preparación después del éxito ante Panamá con goleada (4-0), permitirá al entrenador Luiz Felipe Scolari decidir entre Oscar y Willian en la posición de mediapunta.

El encuentro se celebra a las 19H00 GMT en el estadio Morumbi en vez del Arena Corinthians, que acoge el partido de apertura, pero que todavía está en una carrera contrarreloj para finalizar las obras.

- La FIFA confiante -

"Nosotros en la FIFA tenemos confianza, el momento será festejado", dijo su presidente Joseph Blatter justamente en Sao Paulo, en medio del caos generado por la paralización de los trabajadores del metro.

Sao Paulo, con 20 millones de habitantes en su región metropolitana, amaneció el jueves con un embotellamiento récord de 209 km y dejó a la deriva a cientos de miles de personas que dependen del transporte público.

Los huelguistas decidieron el jueves de noche mantener la paralización, después de que fracasaron las discusiones con la patronal.

Aún cuando la huelga fue parcial y afectó tres de las cinco líneas del sistema, las autoridades, que enfrentaron gigantescas manifestaciones hace un año en plena Copa Confederaciones, están bajo una enorme presión con seis días para el puntapié inicial.

Esas protestas de junio 2013 -que se realizaron en varias ciudades del país- exigían mejores servicios públicos, educación y transporte y condenaba las millonarias inversiones públicas para organizar el torneo (estimadas en USD 11.000 millones).

- "Sin impactar al otro" -

El metro es uno de los principales medios para llegar al Arena Corinthians, conocido popularmente como Itaquerao. Es utilizado por 4,5 millones de personas diariamente.

El secretario Valcke dijo que era "difícil decir cuál será el impacto que tendrán los movimientos sociales" en el Mundial.

"Trabajamos con el gobierno para asegurar el acceso a los estadios los días de juego, pase lo que pase. Que los dos eventos ocurran al mismo tiempo (manifestaciones y juegos) sin que uno impacte al otro", añadió.

El sindicato, que representa a 9.700 trabajadores del metro, decidió continuar la huelga después que fracasara una reunión sobre el aumento: los huelguistas piden al menos 12% y la patronal ofrece 8,7%.

El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, afirmó que se presentó un pedido para que la justicia "declare abusiva esta huelga".

El miércoles, la justicia había determinado que la operación del metro debía mantenerse en un 100% en las horas pico y 70% en el resto, bajo pena de multa en caso de que no se cumpla.

El ministro jefe de la secretaría de la Presidencia Gilberto Carvalho pidió una "tregua cívica" para acoger a los turistas, según el sitio web del diario O Estado de Sao Paulo.

Para facilitar los desplazamientos por la capital económica de Brasil, la restricción de circulación de automóviles -en algunos países conocido como "pico y placa"- fue suspendido temporalmente.

La huelga durante el amistoso del viernes permitirá a las autoridades medir el impacto de esta paralización en día de juego, que es a fin de cuentas la amenaza más tangible de cara al Mundial.