Sergio Ramos, cinco semanas de baja

El central del Madrid sufre una rotura que le impedirá jugar los octavos de la Champions.

Sergio Ramos, defensa del Real Madrid. Foto: EFE

La mañana en Valdebebas se oscureció con una pésima noticia en la víspera del derbi en el Calderón. El parte médico del Madrid reveló que Sergio Ramos estará alrededor de cinco semanas de baja debido la rotura en la musculatura isquiosural del muslo izquierdo que sufrió el miércoles contra el Sevilla. El entrenador, Carlo Ancelotti, confirmó el pronóstico, pero se mostró optimista respecto a los recursos que le ofrece su plantilla para recomponer el estrago que le han causado los infortunios de Modric, Pepe, James y Ramos.

“Todavía no he decidido quién va a jugar en el mediocentro”, dijo el técnico, en referencia al hueco que deja la ausencia de James, operado ayer de una fractura en el pie derecho. “En el centro de la defensa es verdad que la lesión de Sergio es importante, pero tengo confianza en la pareja de Varane y Nacho. Son buenos jugadores y demuestran mucho entusiasmo, muchas ganas. Sobre todo Nacho. Estoy convencido de que lo harán bien. Siempre hemos dicho que la plantilla del Madrid es muy competitiva. Es verdad y lo vamos a demostrar mañana”.

Ancelotti admitió que el cambio de Ramos por Nacho le resta capacidad para jugar por arriba al Madrid, circunstancia preocupante ante un equipo de cabeceadores como el Atlético. “Es verdad que podemos sufrir por alto contra el Atlético del mismo modo que sufrimos contra el Sevilla, que son equipos más poderosos que nosotros desde el punto de vista de la estatura”, dijo. “Lo hemos hecho bien posicionando en la zona jugadores más altos para ayudar a los más pequeños”.

Nacho y Varane se disponen a disputar partidos importantes a falta de Pepe y Ramos, que arrancaron el curso como la pareja principal. Una fisura en las costillas puede apartar a Pepe de la ida de octavos de final de la Champions contra el Schalke, el 18 de febrero en Gelsenkirchen. En cuanto a Ramos, si el diagnóstico médico no falla el sevillano se perderá los dos encuentros contra el Schalke y llegará justo para disputar el clásico contra el Barça, el fin de semana del 22 de marzo.

La sanción de Marcelo afecta a una posición que también sufre una plaga de contratiempos. “En el lateral izquierdo", observó el técnico, "puedo utilizar a Coentrao, o a Arbeloa, ya que en la banda lo ha hecho bien muchas veces. No tenemos problemas para reemplazar a Marcelo si no le quitan la tarjeta”.

Le preguntaron por su récord negativo contra el Atlético en Liga, un rival al que no le ha ganado ni un partido. Ancelotti replicó con un pullazo: “El Atlético está vinculado a uno de mis mejores recuerdos como profesional, que fue la final de Lisboa”. Tras meter el estoque, con toda la calma del mundo, el entrenador pasó a describir lo que vislumbra ante el encuentro de mañana: “Estamos motivados porque en los dos partidos de Copa no lo hemos hecho bien. Porque es un momento importante de la temporada, y porque es un derbi. Esto crea una motivación y una expectativa muy grande. Lo estamos preparando bien y estoy convencido de que haremos un buen partido”.

“Debemos tener mucha concentración para evitar goles y hacer lo máximo para tener el coraje de jugar como queremos”, dijo. El italiano sugirió el problema que su equipo no pudo resolver la última vez que se midió al Atlético, en la eliminatoria de Copa. Entonces el Madrid no encontró mejor fórmula para abrir la defensa rival que los centros bombeados, un recurso que el equipo de Simeone sabe contrarrestar bien gracias a la presencia de especialistas como Godín, Miranda, Gabi o Mandzukic.

“No tenemos miedo al Atlético”, matizó el entrenador. “Tenemos la idea que el Atlético trabaja muy bien sobre todo a nivel defensivo. En eso es seguramente uno de los mejores equipos del mundo. Estamos pensando en buscar la manera para descolocarlos un poco más”.

Sin perder la cara de póker, Ancelotti desdramatizó las visiones tremendistas de los medios de comunicación. “Hay tres cosas que pueden pasar en un partido: ganar, empatar o perder. Nunca peor”, dijo, antes de soltar una risita.