Shaqiri, el salvador de Suiza

El volante del Bayern Múnich anotó los tres goles en la victoria de ayer sobre Honduras y confirmó el paso de su selección octavos de final. El próximo martes enfrentarán a Argentina en São Paulo. Luis Fernando Suárez renunció a la dirección técnica del seleccionado centroamericano.

Xhedran Shaqiri, volante ofensivo de Suiza, fue la figura del partido al anotar tres goles ante Honduras. / AFP

Cuando el reloj del estadio Arena Amazonia, de Manaos, marcó ayer los cinco minutos de juego, el mundo vio quién estaba dispuesto a sellar su paso a octavos de final. Con un disparo de media distancia, Xherdan Shaqiri, volante ofensivo del Bayern Múnich, anotó el primer gol de la tarde para Suiza. Un gol dorado, con aroma de clasificación.

La ventaja no fue una sorpresa. En ese corto lapso se había establecido la dinámica de lo que serían los restantes 85 minutos del último juego por el Grupo E en el Mundial de Brasil 2014: una Suiza ordenada, con pases al vacío para generar opciones de gol; una Honduras sin ningún orden táctico, con falencias individuales y un fútbol que a duras penas inquietaba la portería de Diego Benaglio.

Después del gol, los europeos se propusieron jugar con mayor tranquilidad y les entregaron el dominio del balón a los hondureños. Salvo una o dos escaramuzas con pases largos, el partido entró en una fase aburrida, con múltiples faltas en la mitad de la cancha.

En las tribunas, los aficionados suizos no se apartaban de su radio: aunque su equipo lograba clasificarse a octavos, un gol de Ecuador, en Río de Janeiro, adelantaba su regreso a casa: ambos conjuntos empatarían en el segundo lugar con seis puntos, pero la diferencia de gol favorecía a los suramericanos.

Hasta que en el minuto 30, en un contragolpe sin mayor resistencia, Shaqiri trajo mayor tranquilidad al definir un balón que le entregó Josip Drmic, su compatriota. Venció sin mayor dificultad a Noel Valladores y causó la euforia en el banco europeo.

El primer tiempo terminó con más de lo mismo: una Suiza que inquietó en dos oportunidades el arco de Valladares con remates sin mayor peligro y una Honduras con serios problemas defensivos y en la generación de fútbol.

En el segundo tiempo, el entrenador colombiano Luis Fernando Suárez, a cargo de Honduras, substituyó a Roger Espinoza por el hábil volante Marvin Chávez, del Chivas USA, quien en los primeros 10 minutos intentó cambiar el ritmo del partido con su velocidad; sin embargo, la discreta delantera ‘catracha’ no consiguió definir ningún balón.

La calma absoluta para los suizos se produjo en el minuto 71 en los botines de Shaqiri, el hombre del partido, quien finiquitó una jugada de contragolpe a pase, nuevamente, de Drmic. Con ese gol, Suiza volvía a dejar en 0 su diferencia de gol, el ‘handicap’ con el cual había llegado al partido.

Aunque seguía habiendo nerviosismo porque un eventual gol ecuatoriano los dejaba por fuera del Mundial, los aficionados de Suiza afrontaron los últimos 15 minutos del partido con alegría. Y, en efecto, la mala noticia desde el Maracaná nunca se produjo.

Con el pitazo final del argentino Néstor Pitana se confirmó el paso de Suiza a octavos de final como segundo del Grupo E, una instancia en la cual enfrentará a Argentina el martes primero de julio, a las 11:00 a.m., en el estadio Arena Corinthians de São Paulo.

El otro lado de la historia lo reflejó un cabizbajo Suárez, cuyo equipo dejó una débil impresión en todo el torneo: no logró ninguna victoria, carente de un fútbol vistoso y con poca efectividad. Ayer, en la rueda de prensa, el colombiano anunció su salida de Honduras: “Por el bien de todos, hay que buscar nuevos aires”.