Simeone : Quiero lo mejor para Falcao

El técnico del Atlético de Madrid, campeón de la Copa del Rey, asegura que si el colombiano tiene otro lugar para seguir creciendo y hay un paso mejor en su carrera, lo que va a hacer es felicitarlo.

Con este mensaje en su camiseta, Simeone celebró el título de la Copa del Rey. / EFE
Con este mensaje en su camiseta, Simeone celebró el título de la Copa del Rey. / EFE

Singapur, destino exótico. Y aunque se trata del país más pequeño del sudeste de Asia, es uno de los centros financieros más importantes del planeta. Y el fútbol también atrapa, claro. Mucho más si el visitante ilustre es el campeón de la Copa del Rey. Hasta allí llegó Atlético de Madrid con su aureola ganadora para cumplir con sus compromisos comerciales. Con el colombiano Radamel Falcao García, principal figura del equipo colchonero, aunque en España todos hablen de Diego Simeone. Porque el técnico argentino, en apenas un año y medio de gestión, le cambió la cara a un club que estaba hundido en los promedios y miraba de reojo la segunda división. Hoy, 18 meses después de su regreso, el Cholo, quien supo llenar de gloria las vitrinas rojiblancas en sus tiempos de jugador, ya puede jactarse de haber ganado la Liga de Europa, la Supercopa de Europa y la Copa del Rey. Pero quizá este último título haya sido superior a todos porque enfrente estuvo Real Madrid, un adversario al que no lograba poner de rodillas desde 1999.

Simeone hace una pausa en el medio de la gira para hablar con El Espectador. Y la voz que se escucha del otro lado del teléfono es la de un hombre feliz por semejante conquista, el que terminó llorando como un niño cuando finalizó el partido: “Es que se me cruzaron muchas cosas por la cabeza y llegó el momento de la liberación. Era un peso muy grande el que teníamos. Uno siente a este club, jugó acá y sabía lo que significaba ganar este clásico. La gente me preguntaba en la calle: ‘va a ser más de lo mismo, ¿no?’. Fueron 14 años sin triunfos. Entonces es difícil cambiarle la cabeza a la gente”.

Por esa razón, ¿le da más valor a la Copa del Rey que a los otros dos títulos europeos que conquistó?

Es difícil darle un lugar mejor o peor a un éxito. Tal vez el rival le da mayor repercusión. Lo que habíamos conseguido con Estudiantes de La Plata contra Boca Juniors, cuando le ganamos el Apertura 2006 en el desempate, fue parecido a esto. La victoria contra Chelsea se acerca mucho, pero vencer al Real Madrid potencia mucho más este logro. Es un adversario poderoso, uno de los mejores equipos del mundo; llevaba 44 partidos sin perder en su estadio y perdíamos 1 a 0. Y si en la previa nadie pensaba que podíamos ganar, menos darle vuelta. Fue un golpe duro ir abajo en el marcador, pero creo que le hizo bien al equipo. Reaccionó, no resignó el trabajo que habíamos preparado, jugamos nuestros mejores minutos y, por suerte, todo se equilibró.

Y tuvieron los postes de aliados…

Es cierto. Pero a la suerte hay que ayudarla. Los palos juegan, evidentemente. Como también en estos 14 años Atlético no pudo ganar por no tener fortuna, esta vez jugaron a nuestro favor. Pero lo mejor que nos pasó fue que nos dimos cuenta en el final del primer tiempo que había olor a gol. Y nos encontramos en el suplementario con el hecho de que estábamos mejor que ellos. En ese momento supe que íbamos a ganar. Fuimos superiores.

 ‘El Tigre’ de sus amores

Falcao es un futbolista clave para Simeone. Lo dejó claro en la final, cuando armó la jugada que desembocó en el gol del empate ante Real Madrid. Y justo cuando se esparcen los rumores de un traspaso al Chelsea inglés o al Mónaco francés, El Cholo tiene claro que no va a impedir el progreso del delantero nacido en Santa Marta.

¿Falcao es irreemplazable?

Falcao es extraordinario. Y todo lo que le suceda me pondrá contento porque lo quiero. Y en el futuro decidirán el club y el jugador. Y si se tiene que ir, intentaremos buscar otro delantero.

¿Quiere decir que usted no le va a pedir que se quede?

Quiero lo mejor para Falcao y todos mis jugadores, y si tiene un lugar para seguir creciendo y hay un paso mejor en su carrera, lo que voy a hacer es felicitarlo.

Alguna vez usted dijo que siempre dirige pensando que lo van a echar. Parece difícil que se vaya del Atlético. Si fuera por los dirigentes, le harían un contrato de por vida.

Y sigo pensando de la misma manera. Porque las expectativas crecen. La gente me va a pedir más. En un año y medio hemos conseguido muchas cosas. La Europa League, fuimos quintos en la Liga, ganamos la Supercopa europea; este año vamos a terminar como el mejor tercero de la historia, detrás de Barcelona y Real Madrid. No hay equipos de 72 puntos que terminen en la tercera ubicación. Y ganamos la Copa del Rey. Por eso yo digo que los hinchas no se van a contentar con poco y yo tampoco. Ahora se viene lo más difícil, sin ningún tipo de dudas.

El próximo objetivo, entonces, tiene que ser ganar el campeonato español.

Pero la Liga es imposible. Y doy un ejemplo: nosotros nos reforzamos con un millón de euros. Y en el receso de invierno, cuando Real Madrid necesitó incorporar un jugador, fue por Luka Modric, cuya ficha estaba tasada en 35 millones. Nosotros perdimos con ellos y con dos o tres equipos más. Esos 12 o 14 puntos que dejamos en el camino son una distancia abismal. Porque Real Madrid y Barcelona no pierden o pierden poco. En un torneo normal, con los puntos que conseguimos, ya hubiéramos sido campeones.

Se habla mucho de Guardiola y Mourinho como los técnicos más exitosos del fútbol de España. ¿No se ganó un lugar en el podio?

Eso lo tienen que decir los periodistas. Yo trato de mejorar y seguir creciendo. De lo que estoy seguro es de que Atlético se ha transformado en un rival muy duro para cualquiera, en un equipo que sabe a lo que juega. Los jugadores están convencidos de lo que queremos.

Justamente Pep, en su paso por Colombia, dijo que no hay nada más maravilloso para un entrenador que lograr que sus ideas estén en la cabeza de los jugadores. ¿Usted lo consiguió?

En este año y medio, el equipo juega a lo que queremos y eso es importantísimo. Mucho tienen que ver los jugadores, que siguen una idea, que están convencidos de lo que nos proponemos. Y algo más importante: sin grupo no hay equipo. Nosotros tenemos un buen plantel. De ahí podemos armar un gran equipo.

¿Y qué le falta para convencer a los argentinos? Porque en su país lo recuerdan más por el último puesto en River que por los títulos...

Yo no busco gustar ni convencer a nadie. Sólo intento crecer, seguir ganando y mejorando en mi función de entrenador. Después, cada uno tiene sus gustos o elige tomar partido por uno u otro entrenador. Yo sólo busco ganar.

¿En el futuro no se ve dirigiendo la selección albiceleste?

Yo sólo pienso en ganarle a Mallorca y Málaga y cerrar esta campaña de la mejor manera. Acabo de firmar un contrato por cuatro años, así que quiero continuidad y más logros en Atlético. Además, está trabajando Alejandro Sabella y lo está haciendo muy bien.

Temas relacionados