"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 2 horas

Suiza se convirtió en la cuarta selección europea en clasificar al Mundial

El seleccionado suizo derrotó a Albania y clasificó a su tercer torneo continental consecutivo.

AFP

Suiza consiguió sin esperar a la última jornada el tiquete para el Mundial de Brasil 2014 tras vencer en Tirana a Albania por 1-2, con lo que aseguró el primer puesto del grupo E de la zona europea.

El conjunto de Ottmar Hitzfeld, que en Sudáfrica 2010 ganó en su primer partido a la selección que finalmente se proclamó campeona, España, volverá a estar entre los elegidos tras una magnífica fase clasificatoria en una nueva demostración de la gran generación que posee y que ya en 2009 se proclamó campeona mundial sub-17.

En la capital albanesa no perdonó. Supo atemperar cuando hizo falta y tuvo la pegada necesaria para llevarse el partido y la clasificación.

Aunque quizá contemporizó en algunos momentos, principalmente en el primer periodo, su calidad en ataque fue definitiva ante un oponente animoso pero que fue poco más.

Tuvo una buena ocasión Suiza para adelantarse antes del intermedio con un remate al palo de Stocker, pero hasta el inicio del segundo periodo no pudo desnivelar la balanza para amarrar la clasificación. Lo logró gracias a una de sus grandes figuras, el jugador del Bayern Múnich, Xherdan Shaqiri.

Los albaneses, que justo antes se pudieron haber adelantado por medio de Rama, optaron por salir con más efectivos y tratar de sorprender al meta Benaglio.

Pero ni Agolli, ni Bulku y Salihi lo pudieron conseguir, y encima Albania tuvo mala suerte en un disparo de Roshi, cuyo disparo se estrelló en el larguero y luego Salihi no pudo aprovechar el rechace.

Hitzfeld optó por sacar al campo a Gelson Fernandes para reforzar la medular ante los problemas que estaba comenzando a crear Albania, que recibió un nuevo mazazo con el segundo tanto del cuadro helvético, obra de Michael Lang a los 77 minutos, al aprovechar muy bien un rechace de la zaga local.

Suiza tenía el billete mundialista en el bolsillo, pero aún así no supo tener un final de partido plácido porque la lucha albanesa encontró el premio en un penalti de Benalgio sobre Roshi que transformó Salihi.

Aunque pasó por algún pequeño apuro, Suiza no permitió más alegrías de las debidas a Albania y supo garantizar su nueva presencia en una cita mundialista.