En Suiza se inventaron una forma inédita de cobrar un penalti