Las talentosas piernas de Maradona siempre conservarán la imagen de Fidel Castro

El histórico ‘10’ de la selección de Argentina se tatuó al fallecido líder de la revolución cubana, quien prefería el béisbol, pero que siempre abrió sus brazos al “Pelusa”.

Diego Armando Maradona y Fidel Castro. / EFE

Cuba, un país en el que el fútbol no ha sido prioridad. El béisbol, su orgullo, aparte de Fidel Castro, que este viernes en la noche falleció a los 90 años de edad. Su hermano Raúl, quien desde 2006 asumió la presidencia de la isla ante los problemas de salud de su hermano, siempre se identificó con la causa de Hugo Chaves en Venezuela, aunque el fútbol les importaba mucho menos que lo que motivaba a Maradona la causa del difunto presidente.

Diego Armando Maradona, uno de los mejores futbolistas de toda la historia, tiene plasmado en su cuerpo un tatuaje de Fidel Castro. Además, es reconocida la imagen que tiene de Ernesto “El Che” Guevara en uno de sus brazos. “El Pelusa” siempre se identificó con la causa revolucionaria que cautivó a los militantes izquierdistas. En la historia siempre reposará “El Mejor Gol Del Siglo”, contra Inglaterra, en los cuartos de final del Mundial de México 86, mismo encuentro en el que hizo presente su eterna “Mano de Dios”.

“Todos los días tengo el placer de seguir tu programa, por Telesur, sobre la Copa Mundial de Fútbol; gracias a ello, puedo observar el extraordinario nivel de ese universal deporte. No creo posible una educación adecuada para los jóvenes de cualquier país sin el deporte, y en el caso específico de los varones,  sin incluir el fútbol. Yo hoy soy político,  pero como niño, adolescente y joven, fui deportista, y a esta noble práctica dediqué la mayor parte de mi tiempo libre”, le expresó, en su momento Fidel a Maradona.

Castro pensaba y pensaba; Maradona, deleitaba y delataba. Así  se entendían, y así el histórico “10” de la selección Argentina se hizo grande, mientras Fidel, según su hermano Raúl, “con profundo dolor” compareció. Este viernes se informó “a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz”.

Fidel siempre siguió una pelota más pequeña que la de fútbol; amaba el béisbol, pero presumía de su amistad con uno de los más grandes de la pelota más popular del mundo: la de fútbol. Castro cuenta con varios regalos de Maradona: camisetas de Newell's Old Boys, donde jugó el de Fiorito, y del combinado albiceleste. Obviamente, autografiadas.

Diego, entre sus múltiples actividades tras retirarse del balompié profesional, se dedicó a presentar “La Noche del 10”, programa en el que, en 2005, entrevistó a Fidel, el cual gozó de la admiración del argentino por la revolución cubana. Tanto así que Maradona tiene en unas de sus talentosas piernas tatuadas a Castro.

“Fidel, si algo he aprendido contigo a lo largo de años de sincera y hermosa amistad, es que la lealtad no tiene precio”, manifestó Maradona, en una carta hacia Fidel, que no amó tanto el fútbol como el astro argentino, quien, hoy, seguramente, si lamenta el deceso de su ídolo político.