La tecnología se abre campo en el Mundial

En el partido entre Francia y Honduras, el árbitro Sandro Ricci recurrió por primera vez al nuevo sistema Goal Control para validar el segundo tanto del seleccionado galo.

AFP

El partido entre Francia y Honduras que se disputó el pasado 15 de junio será un día histórico en la Copa Mundial de la Fifa, puesto que será recordado fuera de cualquier marcador, como el día que el fútbol entró en la era tecnológica, algo que ya se implementaba en otros deportes como el tenis, el baseball, el fútbol americano entre otros.

A los 47 minutos el árbitro Sandro Ricci recurrió a la tecnología en la línea de meta (GLT), para confirmar el segundo gol de Francia. La animación de la GLT proporcionó a los espectadores una ayuda visual adicional, dado que las imágenes emitidas no eran concluyentes y gracias a esto se validó un tanto por centímetros.

Y fue un gran estreno para el Goal Control, que fue implementado para este campeonato del mundo, puesto que el arbitraje en el Mundial venía con algunas falencias después de pitar penales que no fueron y anular goles por mala apreciación, entre otros errores.

El incidente del segundo gol de Francia se produjo una situación muy concreta: el balón pegó en la parte interior del poste, salió despedido, rebotó en el guardameta, rodó hacia el interior del arco y cruzó la línea de gol.

Al principio, como toda novedad tecnológica que resulta desconocida, sembró dudas, desconfianza, escepticismo, tanto así que el técnico colombiano que dirige a Honduras, Luis Fernando Suárez, precisó "No estaba molesto porque fuera gol. Lo estaba porque la primera decisión de la máquina no fue gol. La segunda fue gol. No sé con cuál quedarme. Si tecnológicamente todo está claro, que al principio la bendita máquina dijo que no y después que sí... ¿cuál es la verdad?” se preguntó.

Según explicó la Fifa en su página web “en la primera repetición, se vio que el balón golpeaba el interior del poste pero no cruzaba completamente la línea. La segunda repetición, transmitida segundos después con la correspondiente animación, confirmó que la pelota había cruzado completamente la línea después de rebotar en el guardameta”.

De esta manera los goles fantasmas, como el Geoff Hurst, en la final de 1966, que fue el primero que se registró, y goles invalidados como el de Frank Lampard hace cuatro años contra Alemania quedarán en otra página tras la llegada de la nueva tecnología Goal Control.