"Tenía dudas de que Pékerman siguiera"

Trabajó con el cuerpo técnico de Colombia en Brasil. Dice que el argentino tiene buen ojo para elegir jugadores y reconoce que la vara quedó muy alta: “Le van a pedir ganar la Copa América”.

Diego Markic fue campeón mundial con la selección juvenil de Argentina, bajo el mando de Pékerman. / Santiago Amorós

El sol pega fuerte en Nordelta y engaña al invierno. El día es ideal para subirse a una de esas lanchas ancladas a espaldas del Centro Comercial y salir a navegar. Ahí mismo, en el corazón del partido de Tigre, Diego Markic cuenta los secretos de José Pékerman. A fin de cuentas es uno de los hombres que más conocen al entrenador de la selección de Colombia. El Mono fue capitán de la selección juvenil albiceleste bajo el comando de don José. Con el estratega argentino, este exmediocampista central fue campeón del mundo en Malasia-97. En aquel equipo histórico jugaba, entre otros, Juan Román Riquelme. A los 37 años, ya retirado, es ayudante de campo de Rodolfo Arruabarrena, exjugador de Boca Juniors cuyo último trabajo fue Nacional de Montevideo. No obstante, durante el Mundial de Brasil, Markic se incorporó al cuerpo técnico del equipo tricolor. “Lo charlé con el Vasco y él me dijo que no podía dejar pasar esta oportunidad”, le admite a El Espectador. Y ante un profesor tan hermético como Pékerman, vale la pena escucharlo con atención para indagar en su misterioso mundo.

¿Cómo conoció a José?

Lo conozco desde los 14 años. Yo jugaba en las divisiones inferiores de Argentinos Juniors, de las que él era el coordinador. Y aunque en ese momento no era mi técnico, yo lo admiraba porque José era palabra santa en el club. A los 17, 18 años empezamos la preparación para el Mundial de Malasia y fueron seis años trabajando juntos: sub-18, sub-21, sub-23. Era el capitán, tenía diálogo con él; también con el profe Gerardo Salorio, con Hugo Tocalli. La relación era cercana.

Y en ese momento, ¿usted pensaba que Pékerman iba a llegar tan lejos con una selección mayor?

José estaba identificado con las juveniles, toda su vida había trabajado con los chicos y con buenos resultados, por eso a uno se le hacía difícil imaginar que podía agarrar la mayor. En 2006 se le dio dirigir Argentina y, a partir de ahí, se caía de maduro que le iba a ir bien. Cuando vos tenés capacidad, no es lo mismo trabajar en categorías menores, pero él dirigió jugadores de 20 años que ya estaban en primera división.

¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con el cuerpo técnico de Colombia?

Cuando estaba en Nacional, con el Vasco habíamos hablado con José por un par de jugadores y también para charlar de fútbol, que siempre es importante. Y justo antes del Mundial, cuando ellos venían para Buenos Aires para la preparación, me dijo que necesitaba un colaborador más y me preguntó si estaba dispuesto. Le pedí unos días porque se estaba definiendo lo de Racing, que al final no se dio. Entonces me sumé a su equipo.

¿Cuál es la principal virtud de José?

Como jugador, yo era bastante observador, por eso ya conocía cómo trabajaba el cuerpo técnico. Lo que puedo de decir es que terminé de confirmar algunas cosas. Primero, que se rodeó de buena gente, como el profe Eduardo Urtasun y otros buenos colaboradores. Segundo, que José tiene un buen ojo para elegir jugadores, para planificar los partidos, para ver dónde le puede hacer daño al rival. Como parte del cuerpo técnico, uno tiene posibilidades de participar en las decisiones y aprender.

¿El colombiano es un jugador a la medida de Pékerman?

El colombiano siempre tuvo técnica, pero le faltaba orden táctico y José se lo dio. Fuera de la cancha, lo que necesitaba era ser menos relajado en algunos aspectos. El hecho de que los jugadores estén en Europa los ha hecho crecer, más allá de la juventud. Tienen líderes importantes como Mondragón y Yepes. Creo que tienen gran futuro. Muchos de los que jugaron este Mundial van a tener el chance de jugar en clubes importantes. Y el roce de la Champions League suma.

¿Cuál fue el futbolista que más lo sorprendió?

Conocía a todos, pero una cosa es lo que ves en la tele y otra en los entrenamientos. La verdad, James Rodríguez y Quintero son distintos, pero dos jugadores terribles. Con James todos tenían un poco de miedo por el tema de Falcao. Sin Radamel se iba a tener que cargar el equipo al hombro, y con apenas 22 años lo hizo sin ningún problema. Dio más de lo que todos esperábamos. Tiene una gran cabeza, es un gran profesional. Y ahora en el Real Madrid tiene todo para triunfar. Y Juanfer está creciendo y tiene las condiciones para ser un gran jugador. Álvarez Balanta es otro que tiene un gran futuro.

¿Y a Teo cómo lo ve? Porque aquí se habla mucho de su conducta. ¿Le tiene que estar encima Pékerman?

Teo estaba supermentalizado de lo que era jugar el Mundial. Si uno se dejaba guiar por lo que escuchaba de afuera, podía tener dudas. Pero me encontré con un profesional bárbaro, un jugador con una calidad tremenda y un ser humano bueno. No me sorprendió su categoría porque acá lo vemos todos los domingos; lo que sí me asombró es que todo lo que se decía de él, nada que ver.

¿Creía que Pékerman iba a seguir al frente de la selección?

La verdad que no, tenía muchas dudas porque el Mundial es muy desgastante, se han ido muchos técnicos de las selecciones que estuvieron en Brasil. Todo el proceso es bravo. Y aunque uno con los resultados afloja, todo lo que se vive en lo previo no es fácil. Yo lo noté contento después de Brasil. Él estaba cómodo con el grupo de jugadores. Es raro encontrar un equipo en el que los que no jugaban estuvieran con una sonrisa. Todos entendieron lo que José había propuesto, que no se salvaba uno, que acá el bien de todos. Jugaron todos, salvo Camilo Vargas. Y después del Mundial se han valorizado. El mensaje que les bajó lo supieron entender.

A José le va a quedar la vara alta, le van a pedir que Colombia termine entre los cuatro primeros en Rusia.

Antes que nada, le van a pedir ganar la Copa América, que no es un detalle menor. Pero cuando José hizo un balance entre lo negativo y lo positivo, seguro que evaluó que tiene un grupo de jugadores jóvenes que van a tener más roce. James en el Real Madrid, Ospina en el Arsenal, Cuadrado que puede irse al Barcelona o al Manchester. Ese rodaje que faltó en Brasil lo van a tener en Rusia.

¿Hay recambio abajo?

La sub-20 no la tengo tan vista, José la seguía más. Yepes no va a llegar, pero ahí está Balanta. La mayoría, mismo Falcao, va a llegar en una buena edad para el Mundial de Rusia. Más allá del recambio, tiene un gran plantel.

¿Qué tiene el técnico argentino que es cotizado en Suramérica?

Confían en los argentinos porque les ha ido bien en el exterior. Más allá de la propuesta, han conseguido resultados. Bielsa, Sampaoli y Borghi en Chile, Martino en Paraguay, Pékerman en Colombia. Sobran los ejemplos.

[email protected]

@davellaneda77