Teófilo, la oveja descarriada de Simeone

Por negarse a jugar el fin de semana, el barranquillero está en el ojo del huracán. Sus compañeros en el Racing lo tildan de egoísta.

Aquel delantero que era la tapa de todos los diarios, intocable para los hinchas, reconocido por su marca goleadora, hoy está en el centro de la tormenta. Ahora, no todos miran con los mismos ojos embelesados a Teófilo Gutiérrez por Avellaneda. Díscolo, arrogante, de carácter complicado, pasó de héroe a villano en la intimidad del plantel de Racing Club, que todavía sueña con alcanzar a Boca, a pesar de los seis puntos de distancia, pero sufre la ebullición interna de un equipo en el que el delantero nacido en Barranquilla es una oveja descarriada del rebaño de Diego Simeone, el inefable Cholo.

Hay actitudes de Teo que no cayeron bien, al margen de que hace tres partidos no puede convertir, lo que coincidió, justamente con tres empates del conjunto albiceleste. Algunos compañeros lo critican por lo bajo de ser “egoísta”. La mayoría cree que juega para él. Y también lo tildan de “canchero”. “Ustedes ganan los partidos gracias a mis goles”, dijo más de una vez el colombiano entre las paredes de un vestuario en el que hasta Giovanni Moreno lo mira de reojo. Sí, la relación con su compatriota es distante. Cómo será que viven en la misma manzana de Puerto Madero, pero cada uno se va por separado. Antes, iban y venían juntos.

A muchos se les pusieron los pelos de punta cuando lo escucharon hablar antes del clásico con Independiente, cuando el atacante costeño afirmó: “¿Cómo me imagino después del partido? Contando la plata que gano”. Del dicho al hecho, ni siquiera se atravesó el trecho. En el derby de la ciudad, Gutiérrez no jugó bien y no ratificó lo que su cargada lengua disparó en la previa. Pero la gota que rebasó el vaso se produjo el jueves, un día después de su regreso de La Paz, luego del triunfo de Colombia ante Bolivia por las eliminatorias. Entonces, Teo se negó a viajar con Racing a San Juan para jugar ante San Martín.

“Te pido que hagas un esfuerzo”, le dijo Simeone al delantero, quien acusó un estado gripal con fiebre, constatado por Wálter Mira, el médico del club. “Estoy cansado, Cholo”, le contestó Gutiérrez y se bajó del avión que trasladó al equipo a San Juan. Al Cholo, un técnico que promulga el cuchillo entre los dientes y la cultura del trabajo, esta respuesta del goleador le cayó como una patada en el hígado. Quizá por eso, para apaciguar los ánimos, el delantero se comunicó con el preparador físico, Óscar Ortega; el ayudante de campo de Simeone, Germán Burgos, y el vicepresidente del club, Pablo Podestá, para ofrecer sus disculpas por no haber podido ir a San Juan. Y en la vuelta a los entrenamientos, se encerró con sus compañeros en el vestuario y les explicó que su ausencia se debió al estado febril. Todos lo escucharon, pero…

Lo cierto es que si el Cholo no lo manda al banco de suplentes es, simplemente, porque Teo es el único 9 que tiene a mano. Hasta fin de año, claro, momento en el que el colombiano se iría a Europa, tal cual es su máximo anhelo. Incluso, a pesar de que Podestá avisó que pretenden retenerlo “seis meses más” porque en diciembre hay elecciones, su continuidad es incierta.

“Hubo ofertas de dos equipos ingleses que Teo no quiso analizar. También se acercaron el Nápoles y dos clubes de España. Escasean los goleadores y Teo es requerido. Pero no está interesado en irse. Está feliz aquí”, declaró Efraín Pachón, apoderado del jugador, cuyo pase es propiedad de Racing y un grupo inversor que aporta a las finanzas de la institución. La estrategia del empresario, claro, es no acrecentar el malhumor que existe alrededor de su representado. Justo, además, cuando se lo mencionó entre los posibles candidatos a emigrar a Boca, que sufrió la lesión de Lucas Viatri. El domingo, ante Belgrano, el 9 azul y oro se rompió los ligamentos de la rodilla izquierda.

Este miércoles, después del entrenamiento matutino desarrollado en Avellaneda, Teo dio su versión. “Estuve mal de salud, me dolían los huesos y tenía 40 grados de fiebre. Cualquiera puede faltar a un partido, no sé por qué se toman esto a mal”. Y añadió con un alto grado de fastidio: “El grupo y el técnico lo entendieron y queda ahí, el resto son todas especulaciones. Lo importante es que estamos cada día más fuertes. Siempre se meten con Racing, que hay problemas en Racing, Racing, Racing. Que nos califiquen en la cancha, estamos haciendo bien las cosas y ya basta”.

Su padre también se expresó a su favor. “Teo está cómodo en Racing. No viajó a San Juan por problemas de salud. Antes de viajar me dijo que se sentía mal y que se iba a quedar en cama”, afirmó Teófilo padre. Y agregó: “Jamás me comentó nada de un problema con sus compañeros. Se dicen muchas mentiras y se ensucia su reputación”.

Sebastián Saja, arquero y referente, también se refirió al tema. “Hace un mes y medio hablé con Teo, cuando se decía que podía irse a Europa, y él me dijo que estaba comprometido con Racing, que quería ser campeón y goleador. No creo que se haya bajado del partido con San Martín. Y tampoco hay que ser hipócritas. Cuando Teo mete dos goles el domingo, nadie dice nada. Pero cuando no los hace, empiezan las suspicacias. Creo que tenemos que valorarlo, es el mejor 9 del fútbol argentino. Él sabe lo importante que es para Racing, sabe que lo necesitamos”, sostuvo el número uno de ‘La Academia’.

Lo cierto es que esta no es la primera pataleta de Teo. En Turquía también tuvo problema con su equipo, Trabzonspor, y en la pasada Copa América de Argentina se atrevió incluso a criticar la titular del entonces técnico Bolillo Gómez. Una más...