Tras las huellas del campeón mundial

Un excelente trabajo de formación y desarrollo de los jóvenes, una infraestructura ultramoderna, la aplicación inteligente de los conceptos de marketing deportivo y una Federación que sabe invertir en el futuro son las claves del éxito actual del fútbol alemán, según el entrenador colombiano Reinaldo Rueda, quien pudo referenciar los procesos técnicos y administrativos de la Federación y algunos clubes de la Bundesliga.

Norbert Elgert y Reinaldo Rueda en una sesión de entrenamiento de la "Knappenschmiede", la famosa escuela del Schalke 04. Foto: Tobias Käufer.

Viernes Santo, en medio del frío de una primavera casi congelada, en la cancha sintética de Gelsenkirchen, suficientemente arropado con el traje deportivo de invierno, una gorra y una bufanda, Norbert Elgert dirige la sesión de entrenamiento de la sección de formación y desarrollo de talentos del Schalke 04. El Ex jugador profesional de 58 años que desde hace 18 temporadas trabaja con los “azul y blanco” fue nombrado el entrenador del año en el país de los campeones mundiales. Bajo su dirección han pasado talentos como Mezut Özil, Manuel Neuer, Bendikt Howedes y Julian Draxler. “Aquí formamos jugadores que deben llegar a la Bundesliga y al extranjero” dice Elgert. Reinaldo Rueda ha observado atento todo el entrenamiento, la metodología, sus componentes, acentos y observaciones. “En el fondo nosotros no tenemos ningún secreto. Nuestro secreto: trabajar bajo los cinco principios fundamentales del fútbol. Técnica-Táctica, lo Físico, la fortaleza mental, inteligencia de juego y el espíritu del trabajo en equipo. Aquí cada día el que tiene talento debe demostrar que tiene el hambre suficiente para llegar al nivel profesional” manifiesta Elgert con la convicción que le acredita su exitosa experiencia. 

En otra ciudad, no distante más de 20 minutos en auto, trabaja otro interlocutor de Rueda: Juergen Klopp, uno de los entrenadores más influyentes en los últimos años en el fútbol europeo de alto nivel.  Fue campeón alemán con el Borussia Dortmund en 2011 y 2012. Además disputó la final de la Champions League con el Bayern Muchen (1:2). Varios de los campeones mundiales entrenan bajo las órdenes de “Kloppo”, entre ellos Mats Hummels. 

Prestando toda la atención e importancia al ilustre visitante colombiano, lo recibe y le explica con orgullo: “la infraestructura que el club coloca a nuestra disposición es un pequeño paraíso. Aquí se pude entrenar al más alto nivel”. En particular enseña la moderna máquina Footbonout en la que el club invirtió un millón doscientos mil dólares para mejorar la técnica, el control del balón, la calidad de los pases y remates de sus jugadores por medio de la repetición y el ejercicio de la reacción, imprimiéndole la potencia y la dirección del implemento hacia objetivos móviles con velocidad, precisión y exactitud. Esta inversión se ha visto compensada por los logros obtenidos bajo la dirección de Klopp quien ha conducido el equipo a la elite del fútbol europeo. A pesar de eso, el equipo  pasó  por una fuerte crisis de la que ha salido avante últimamente gracias a la unidad del grupo directivo, el entrenador y el equipo. Sobre este particular Rueda manifestó: “me impresiona la estabilidad de este club aún en los momentos en los cuales se presentan reveses”. 

Una excelente infraestructura y un trabajo sostenible en el campo de formación y desarrollo de talentos no son las únicas razones para los más recientes logros del balompié alemán. Meinol Sprink es Directivo del Bayer 04 Leverkusen uno de los 15 equipos con mayor presupuesto en el fútbol europeo. Este posicionamiento económico es consecuencia del acompañamiento que hacen las excelentes estrategias de marketing deportivo a los buenos resultados del club. Bayer 04 es un equipo de fábrica, realmente el equipo pertenece a un consorcio de una marca alemana de gran prestigio y tradición. “El fútbol lleva la marca Bayer a todas partes del mundo” anota Sprink quien a renglón seguido complementa: “Un partido con Real Madrid en la Liga de Campeones tiene un impacto global. De esta sinergia se aprovecha tanto el club como la empresa. Un ejemplo de ello es que cuando el jugador Chileno Arturo Vidal vino a jugar con el Bayer 04 Leverkusen las ventas se incrementaron en el país austral. Una política del club es garantizar la seguridad y tranquilidad tanto de los grupos familiares como de los fans en el estadio. Rechazamos de plano toda manifestación de violencia. Nuestros espectadores tienen la seguridad que cuando asisten al estadio es a disfrutar del juego”. 

“La construcción de nuevos estadios no solo fue decisiva para el éxito del mundial de futbol de 2006 en Alemania, también lo ha sido para generar nuevas fuentes de ingresos  a los clubes. Complementando la tradicional asistencia de espectadores, el consumo del espectáculo deportivo  y de otros eventos de orden cultural y social se orientó a segmentos de público que están en capacidad de pagar el derecho de asistir a un espectáculo de calidad, con comodidades, seguridad y servicio, así como la apertura de espacios confortables para realizar reuniones y entrevistas sobre posibilidades de negocios, establecer convenios para las ventas de productos y servicios inherentes al espectáculo, la publicidad, el patrocinio y la venta de derechos de nombre. Anteriormente los negocios se realizaban en los campos de golf, hoy en día  no son pocos los negocios y acuerdos políticos, comerciales e industriales que se realizan tanto en los palcos VIP como en los palcos de negocios de los nuevos estadios/arenas”. Este fue el comentario de saludo y bienvenida en el estadio Arena Hannover 96 que hizo el arquitecto Claas Schulitz quien dirigió la construcción y adecuación de este escenario para el Mundial de 2006 y el de Salvador Bahía (Mundial de Brasil 2014). El arquitecto compartió informaciones y detalles sobre las nuevas tendencias en la construcción de estadios y las instalaciones deportivas en general. 

“El nivel de la calidad del fútbol que se juega en la Bundesliga ha venido en continuo ascenso en los últimos años” expresa Lucie Favre, entrenador del Borussia Monchengladbach, quien seguramente estará conduciendo al equipo verdiblanco en su retorno a los terrenos de la Champions League. Este club es un claro ejemplo de cómo pacientemente se deben manejar las inversiones económicas y deportivas para asegurar su futuro. Estratégicamente ha dirigido las inversiones en dos frentes decisivos: Uno, en infraestructura, teniendo como base la construcción de un moderno estadio para incrementar y diversificar los ingresos. Y dos, en establecer un Centro de Alto Rendimiento en Fútbol que integra física y organizacionalmente a todos los equipos, entrenadores y futbolistas de todas las categorías, los cuales son atendidos por un calificado equipo de  profesionales, científicos y pedagogos del deporte que respaldan un sólido proceso de búsqueda, selección, promoción y desarrollo de talentos. De esta manera, se fortalece y se hace sostenible la producción del rendimiento deportivo. Paralelo a lo estrictamente deportivo orientado al alto rendimiento, el club ofrece la venta de servicios especializados en organización y realización de eventos deportivos, artísticos, culturales, catering, atención médica y terapéutica deportiva (prevención, acondicionamiento y rehabilitación). 

Como resultado de esta perspectiva estratégica, de un lado se ha fortalecido su capital económico, -no acredita deudas- permitiéndose invertir lo suficiente y necesario para buscar rentabilidad en lo deportivo. “Las inversiones en lo deportivo no sólo se pagan, sino que ofrecen rendimiento. Es impresionante lo que el  club ha logrado establecer en los últimos años”. “El Borussia Monchengladbach vive un crecimiento y un desarrollo como empresa sobre las bases de una sostenibilidad económica” dice Manni Steves, asistente del entrenador Favre y exjugador del primer equipo.

“Borussia Moenchengladbach es uno de los mejores ejemplos del empuje y desarrollo del futbol en Alemania” lo confirma Hansi Flick, asistente del DT Joachim Low en la selección de mayores durante ocho años y quien luego del triunfo en Brasil 2014 pasó a ser nuevo director deportivo de la Federación Alemana de Futbol (DFB). Su tarea: mantener el camino exitoso de los años recientes.  

El otrora jugador del Bayern Munchen manifiesta: “un propósito de la DFB es invertir en establecer una academia/universidad del fútbol que permita el desarrollo exitoso de las nuevas generaciones. De un lado, se requiere  tener una formación de entrenadores de primera clase. Si tenemos definido el perfil del jugador que queremos tener, debemos preparar a los entrenadores para formar a esos jugadores. Para ello se requiere desarrollar nuevas competencias y capacidades. De otro lado, se debe articular los espacios para seleccionar, captar, promover y desarrollar a los nuevos talentos. Esos espacios son los Centros de Alto Rendimiento y los clubes de formación. Este trabajo se hace con bases científicas. Los entrenadores deben estar preparados para trabajar en coordinación con los conocimientos de la formación y las metodologías de la práctica, así como en el trabajo integrado con otros profesionales”.

Este es un proyecto a largo plazo que empezamos luego del estruendoso fracaso en el campeonato europeo de 2000. Este plan ya se viene desarrollando. El resultado de 2014 es una consecuencia de este reordenamiento y cambio de orientación. En el país hay 50 centros de Alto rendimiento en el fútbol. Y en paralelo, tenemos clubes que están trabajando en forma coordinada y decididamente en este proyecto de la Federación. Así estamos planeando y trabajando para nuestro futuro”. 

 

Nota:  

En este viaje de estudio de procesos técnicos y de gestión por parte del entrenador Reinaldo Rueda, también participó el Científico del Deporte Carlos Eduardo Vargas, quien estableció contactos de cooperación y apoyo con la prestigiosa y mundialmente reconocida Universidad Alemana del Deporte.