Un favorito que sí responde

Francia sobrepasó con suficiencia a Suiza, que cayó goleada. Tras dejar en ridículo a su rival, los galos se consolidaron en el primer lugar del grupo E.

Los franceses, liderados por Karim Benzema (izquierda), celebran uno de los cinco goles que le hicieron a Suiza. / AFP

Siendo táctico, ordenado, y manejando los ritmos del partido con rápidos contragolpes, Francia goleó a Suiza por 5 a 2. La exigencia para los galos fue poca, casi nula, ya que sólo se vieron presionados en los últimos diez minutos de partido. Se creía que iba a ser un encuentro más disputado por las figuras que tiene el conjunto helvético —con el 56% de la posesión del balón—, sin embargo, Karim Benzema, Olivier Giroud, Mathieu Valbuena, Blaise Matuidi y Moussa Sissoko fueron los encargados de ridiculizarlos al ser efectivos en las 12 jugadas de gol que tuvieron.

La fiesta —o el baile— de los galos comenzó en el minuto 17, cuando el delantero Giroud, con sus 192 centímetros de estatura, logró zafarse de su marca y tras un tiro de esquina cobrado a la perfección marcó el primer tanto francés. Suiza no se había levantado de la lona luego del primer golpe cuando a los 60 segundo Benzema robó un balón en la mitad del campo y habilitó a Matuidi para que doblara la diferencia.

Era tan superior el equipo francés en la primera mitad que hasta Benzema se dio el lujo de errar un penal. Pero antes de irse al descanso, Giroud desbordó por la banda derecha y tras un pase de la muerte, Valbuena marcaba el tercer gol. No contentos con su rendimiento, los galos pisaron el acelerador en la segunda mitad y, a pesar de que no manejaban el balón, sus contragolpes fueron efectivos.

El delantero del Real Madrid estaba loco por marcar su tercer tanto en este Mundial. Benzema encontró la opción perfecta tras un pase milimétrico de Paul Pogba. Todo era fiesta para los franceses que daban un paso importante en su aspiración de clasificar a la segunda ronda. La faena de goles la cerró Sissoko, quien recibió un pase de la figura del encuentro (Benzema) y definió de primera intención, dejando sin posibilidades al portero helvético.

El partido prácticamente estaba cerrado. Pero Suiza luchó por su honor y en el minuto 81, tras un cobro de tiro libre que pasó por entre las piernas de la barrera francesa, Blerim Dzemaili descontó. A los 87’ vino el segundo. Una linda jugada entre Gokhan Inler y Granit Xhaka selló el marcador final: 5-2. La precisión característica de los relojes suizos no fue el principal rasgo de los helvéticos. Al contrario, los galos han dado muestras de tener esa virtud en sus dos salidas mundialistas —en el primer encuentro vencieron a Honduras 3-0—.

Francia es uno de los pocos favoritos en esta Copa del Mundo que han respondido con creces a tal nominación. No ha tenido inconvenientes en ninguna de sus salidas y sus jugadores son conscientes de que los rivales más fuertes vendrán en las próximas fases. Por el momento, Benzema se enfila a ser uno de los candidatos a disputar el botín de oro. Ya lleva tres tantos y, con la efectividad ofensiva que han demostrado los galos en esta ronda, parece ser un fuerte competidor, junto con Thomas Müller, Arjen Robben y Robin Van Persie, para llevarse el galardón. Los cuatro están empatados en la primera posición.

Francia volverá a pisar el campo en Brasil el próximo 25 de junio, cuando se enfrente a Ecuador. Todo parece indicar que los galos tendrán que asumir el papel protagónico que dejaron a un lado los españoles y los ingleses tras quedar eliminados en primera ronda.