"Un Mundial es mucho más que fútbol"

Hace dos años Patrick Vieira decidió colgar los guayos, pero todavía no se acostumbra a vivir su pasión desde afuera de la cancha. Campeón en Francia 1998 y subcampeón en Alemania 2006, explica lo que significa jugar la Copa Mundo.

Patrick Vieira, excapitán de la selección de Francia. / Cortesía

Aunque desde 2007 comenzó a pensar en retirarse de las canchas debido a las múltiples lesiones que sufrió, apenas a mediados de 2011 Patrick Vieira decidió ponerle fin a una exitosa carrera profesional que inició por allá en 1993 en el Cannes de Francia.
La ilusión de jugar el Mundial de Brasil 2014 lo mantuvo activo más de lo que sus médicos pronosticaron, pero finalmente cedió. Eso sí, “quería venir a vivir la Copa Mundo en la tierra del fútbol, no verla por televisión” (Francia debutará hoy a las 2:00 p.m. ante Honduras, en el Grupo E).

Entonces no dudó cuando Adidas, la marca multinacional de implementos deportivos que lo patrocina, lo invitó. En una amena charla, en la que participó El Espectador, el exvolante de Milan, Arsenal, Juventus, Inter y Manchester City, nacido en Senegal, hijo de caboverdianos y nacionalizado francés, habló de sus grandes pasiones: el fútbol y la Copa Mundo.


Patrick, con apenas 37 años, ya se retiró, ¿qué futbolista actual se parece a usted?

Yo diría que Paul Pogba. Tiene un talento fantástico y va a ser uno de los mejores futbolistas del mundo. Se sacrifica y quiere triunfar. Además, juega en la Juventus, un equipo que lo va a ayudar a crecer. Es un jugador fuerte, moderno, de esos que corren de área a área. Y anota más que yo, es un verdadero ‘crack’.


¿Y qué otro le gusta?

Tuve la fortuna de jugar con Zinedine Zidane y Thierry Henry, dos futbolistas diferentes, pero de los últimos 10 años me quedo con Andrés Iniesta. Claro que otro que me seduce mucho es Sergio Busquets, pero en mi posición. Todos hablan en el Barcelona de Iniesta y Xavi, pero Busquets es el patrón del equipo.


Y de todos con los que compartió, ¿qué jugador lo impresionó por su carisma, por su carácter?

Depende de lo que uno llame carácter, porque puede ser bueno o malo. Pero Zlatan Ibrahimovic es un tipo especial, de esos que casi no se ven en el mundo del fútbol. Es una gran persona, dulce, amable, aunque hacia afuera aparenta otra cosa.


¿Qué momento es el que más recuerda de su carrera?

El primer contrato que firmé con el AS Cannes. Estaba joven y lograba lo que siempre soñé desde niño, aunque el más especial de todos fue Francia 1998, por todo lo que se vivió en el país. Le mostramos al planeta la diversidad de nuestra nación. Ahí comencé a entender que un Mundial es mucho, mucho más que fútbol.


¿Hay mucha diferencia entre jugar en un club y en la selección?

Claro. En el club está el día a día, la rutina que te hace mejorar, se pueden corregir cosas, trabajarlas. En la selección nos reunimos tres días y a jugar, a producir, todo es más difícil. En un equipo se ve la evolución, el progreso, y en la selección, en cambio, muchas veces es un salto al vacío.


¿Cuáles son sus favoritos en este Mundial?

Brasil llega a la final, contra España o Argentina.


¿Y Francia?

Bueno, es un equipo joven, con poca experiencia internacional en partidos grandes. Debe crecer el espíritu de conjunto y madurar. De todas maneras, lo que hay que hacer es apoyar al plantel y al entrenador, darles confianza y arroparlos.


¿Qué opina de Colombia?

Tiene grandes jugadores pero lleva varios años sin jugar un Mundial y eso puede pesar, porque está competición es muy diferente a todas las demás. Lamento que Falcao no se haya recuperado, pero seguro estará de vuelta en su mejor nivel.