Un niño portugués consuela a hincha francés y se convierte en la imagen de la Eurocopa