Un solo país, una sola bandera

La selección Colombia ya está en Belo Horizonte, a un día de volver a escuchar el Himno Nacional en un Mundial de Fútbol, después de 16 años. Mario Alberto Yepes, el jugador más experimentado y capitán del combinado nacional, indicó que contra Grecia no se va a cambiar la filosofía de juego, que es la tenencia del balón.

A sus 38 años, Mario Alberto Yepes, ‘ad portas’ del fin de su carrera, cumple su sueño de jugar un Mundial. / AFP

A 24 horas de que suene el Himno de Colombia en un mundial después de 16 años de penurias y tristezas, los 23 jugadores liderados por José Néstor Pékerman ya están en Belo Horizonte. Será el estadio Mineirão el testigo del inicio del sueño de 11 guerreros, que, comandados por el capitán Mario Alberto Yepes, enfrentarán a una difícil y complicada Grecia. “Creo que se viene trabajando bastante bien. Colombia no puede cambiar su filosofía de juego. Siempre nos hemos basado en la tenencia del balón y en que la posesión sea fluida. Eso es lo que vamos a intentar. La tenencia es importante para nosotros. Luego en la cancha depende de cómo se trabaje el partido”, puntualizó Yepes.

A su vez, la promesa del mediocampo de la selección, Juan Fernando Quintero, precisó que la versatilidad de Colombia es una de las principales armas contra los helenos, ya que “tenemos jugadores rápidos, inteligentes, que marcan diferencia en el campo, y una base sólida para hacerle daño a Grecia (...) en nuestra cabeza está el primer partido, porque es fundamental en este tipo de torneos”. Aún hay dudas sobre la titular de la selección. No se sabe quién será el acompañante de Yepes en la defensa —puede ser Carlos Valdés, Cristian Zapata o Éder Álvarez Balanta—; si Camilo Zúñiga será el lateral derecho o por el contrario estará Santiago Arias; o quién será la dupla con Teófilo Gutiérrez en la delantera.

Por el momento es claro que Grecia es un equipo con mucho trabajo defensivo, excelente juego aéreo y buena salida por el costado izquierdo. La tensión se siente y los jugadores colombianos sólo tienen presente al seleccionado griego. “Del segundo partido (contra Costa de Marfil) se ha hablado poco, porque la idea es que en un torneo corto hay que hacer partido tras partido. Grecia es complicado como los otros dos. Esperemos el resultado para sacar cuentas e ir mirando de qué manera se deben afrontar los otros dos compromisos”, indicó el capitán de la selección.

La mezcla de experiencia y juventud ha sido uno de los elementos más importantes en la concentración del combinado nacional. Yepes, con 38 años y un largo recorrido internacional, es el hombre de los consejos, el guía de la selección. “Soy un jugador de experiencia en el equipo, pero soy uno más. Somos muy unidos y tenemos grandes capacidades para hacer un buen mundial (...) Experiencias he vivido muchas, pero esta es única y la quiero vivir y disfrutar al máximo. Esa es la idea de este mundial, la relación entre los más jóvenes junto a los que tenemos más experiencia”, señaló.

Yepes está dando sus últimos pasos en el fútbol mundial. Sin embargo, aún no se sabe cuándo se retirará de las canchas, por lo que dice que en estos momentos no ha pensado en su futuro sino que “vivo el mundial en cada entrenamiento y en cada segundo”. Mientras tanto, los más jóvenes, como Quintero, aprovechan cada segundo al lado de los más experimentados, no sólo porque están en un importante proceso de aprendizaje, sino que, además, aprenden día a día el valor de consolidad una amistad y una familia en torno a la selección.

Todo lo que gira alrededor de los 23 jugadores de la selección es alegría. Están cumpliendo su sueño de jugar un mundial que, como bien lo dijo Yepes, es el anhelo de cada niño que empieza a jugar fútbol. “Hoy se nos presenta la oportunidad de representar un país. Es una gran responsabilidad, pero a su vez una motivación”, aseguró el capitán, mientras que Quintero solo espera “entrar al campo, porque todos somos un país, una sola bandera. Disfrutamos estar en la cancha, porque lo luchamos y porque sabemos que fue difícil”.