"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

Una genialidad de Messi selló un sufrido triunfo argentino en la Copa del Mundo

El argentino al minuto 65 sacó una jugada de otro partido para acabar con las ilusiones bosnias, que a pesar del descuento no le alcanzó para igualar.

AFP

Un tempranero gol en contra de Saad Kolasinac y una genialidad de Lionel Messi le dieron el primer triunfo al seleccionado argentino 2-1 en su debut ante Bosnia Herzegovina por el grupo F de la Copa del Mundo.

Pero lejos del marcador, el conjunto suramericano no mostró su mejor versión, los bosnios supieron controlar a Lionel Messi, que antes de su genialidad del minuto 65, apenas mostró destellos de su buen fútbol, con una marca zonal que no permitió que el 10 argentino sobresaliera como en otras noches.

El primer tanto del partido nació en una falta contra Sergio Agüero, que Messi se encargó de cobrar. Marcos Rojo cabeceó desviado el centro del zurdo, la pelota rebotó en Kolasinac, para abrir el marcador en un Maracaná que acogió al menos a 75.000 seguidores, la mayoría del seleccionado suramericano.

Alejandro Sabella sorprendió con un planteamiento donde tan sólo salió con Javier Mascherano como volante de contención, con la dupla Messi-Agüero en la delantera y con una línea defensiva de cinco jugadores, algo totalmente diferente a lo que acostumbró en las eliminatorias, donde barrió con el módulo 4-3-3.

Este modelo le dio la facilidad a Bosnia de acercarse con peligro a la portería de Sergio Romero, quien salió como la figura del primer tiempo, al tapar dos pelotas de gol: en la primera se jugó la vida para evitar que el delantero Izet Hajrovic anotara el empate y en la segunda voló magistralmente al palo izquierdo para arrebatarle de la garganta el grito de gol a Senad Lulic.

La pobre presentación albiceleste enmudeció a la gran cantidad de seguidores argentinos, que apenas levantaban la voz tras algunas escaramuzas de Messi y compañía. Alejandro Sabella retomó el módulo táctico en los segundos 45 minutos: metió a Gonzalo Higuaín para retomar el tridente ofensivo con el que está acostumbrado a jugar y a Fernando Gago para que le ayudara a Mascherano en la contención.

*Una jugada de otro partido

Aunque Argentina mostró una leve mejoría tras el minuto 60, no generaba opciones importantes, lo que hizo que Messi se retrasara para poder sacar a la albiceleste con su fútbol. Y al 65 sacó una jugada de otro partido al tomar la pelota en mitad de cancha, dejar dos rivales en el camino, hacer una pared con Higuaín y rematar de pierna izquierda para despertar por completo al mítico Maracaná, que tembló tras el tanto de la pulga.

Con la confianza que generó el segundo gol del partido, Argentina cambió su cara. La asociación Messi, Di María e Higuaín comenzó a funcionar y parecía que el conjunto suramericano seguiría de largo.

No obstante aunque el ímpetu bosnio parecía decaer con cada arremetida suramericana, a cinco del final Vedad Ibisevic aprovechó un pase de Lulic para ponerle un poco de emoción a un partido que rayó en lo aburrido y en el que Argentina dejó más dudas que certezas. Al final a Bosnia no le alcanzó y el 2-1 terminó siendo catalogado como un pobre inicio del seleccionado albiceleste. 

Alineaciones:

Argentina:

1. Romero, 2. Garay, 3. Campagnaro, 4. Zabaleta, 7. Di Maria, 10. Messi, 11. Maxi Rodríguez, 16. Marco Rojo, 17. Fernández, 20. Agüero

Bosnia Herzegovina:

1. Begovic, 3. Bicakcic, 4. Spahic, 5. Kolasinac, 7. Besic, 8. Pjanic, 10. Misimovic, 11. Dzeko, 13. Mujdza, 16. Lulic, 20. Hajrovic.