"Lo único que queda es salir campeón"

Fernando Gago, titular este miércoles ante Nigeria, asegura que es un privilegiado al jugar al lado del mejor del mundo, Lionel Messi.

Fue un fanático más en Alemania 2006, cuando recién había cumplido 20 años pero ya se había afirmado en la Primera División de Boca Juniors, de la mano de Alfio Basile. Viajó a seguir a la selección celeste y blanca como cualquier otro hincha. Y desde las gradas observó cómo Lionel Messi se quedaba con las ganas de jugar el último partido ante el equipo anfitrión —que terminó perdiendo por penales—, porque José Néstor Pékerman no lo hizo ingresar en el segundo tiempo. Estuvo cerca de cumplir su sueño mundialista en 2010, pero Diego Armando Maradona lo bajó de la lista a último momento. Sudáfrica no fue su tierra prometida, entonces. Hasta que Alejandro Sabella le dio la oportunidad que tanto esperaba. Hoy, Fernando Gago es uno de los indiscutibles en Argentina, más allá de que haya empezado la Copa del Mundo sentado en el banco de suplentes. Ingresó en el segundo tiempo frente a Bosnia Herzegovina y difícilmente vuelva a salir porque se trata, en definitiva, del jugador que más entiende al crack del Barcelona.

Por eso hoy, a las 11 hora de Colombia, volverá a cruzar el círculo central ante Nigeria en un duelo que definirá el primer puesto del Grupo F. Gago tiene claro que Argentina deberá “mejorar” para tener posibilidades en el futuro, que no alcanza con el nombre propio de una selección que llegó a Brasil con el rótulo de candidato. “Ante Nigeria tenemos una buena posibilidad de encontrar el mejor funcionamiento. Queremos ser primeros del grupo”, dijo el mediocampista nacido en Ciudadela, como Carlitos Tévez, y que se vistió de azul y oro, como el propio Apache.

¿Está preocupado por el rendimiento que mostró el equipo ante Irán?

No, en lo absoluto. Porque se ganó y logramos la clasificación, que era el principal objetivo. La verdad es que fue un partido muy difícil, hacía mucho calor, la cancha no ayudó, porque la pelota picaba mal. Ellos tuvieron cuatro o cinco situaciones en el segundo tiempo de contragolpe que, tal vez, pueden dejar una sensación fea, pero ganamos y eso es lo que realmente importa.

Entonces, ¿lo más importante es ganar, más allá del rendimiento?

Es importante ganar, mucho más en una competición como esta. Estamos en un Mundial y lo único que queda es salir campeón. Entonces, tenemos que seguir por este camino, seguir trabajando y ganarle a Nigeria para terminar primeros en el grupo.

¿Resultó Irán un rival más difícil de lo que usted imaginaba?

Habíamos visto que Irán era un equipo que se iba a defender contra nosotros. Quedamos abiertos en tres o cuatro jugadas en el segundo tiempo. En el primer tiempo sólo nos complicaron con alguna pelota parada.

¿Cómo hace el jugador argentino para manejar la ansiedad? Dio la sensación de que, a medida que pasaban los minutos y el gol no llegaba, perdieron claridad.

Los nervios surgen porque necesitábamos conseguir los tres puntos. Si hubiéramos hecho un gol en el primer tiempo, la historia habría sido diferente.

¿No cree que faltó movilidad?

Yo creo que hubo dinámica y se intentó romper las líneas. Pero cuando diez tipos se te meten atrás y buscan lastimar de contragolpe, es muy difícil.

Mucho se habló del sistema táctico en Argentina. Del 5-3-2 del primer partido al 4-3-3 que más les gusta a los jugadores. ¿Usted cuál prefiere?

Yo digo que hay que saber adaptarse a todos los sistemas. En lo personal, me sentí bien físicamente, en la posición y con el equipo. Son decisiones del entrenador y depende de cómo él ve el partido y el rival. Hay que entender su forma de ver las cosas y su punto de vista. Me tocó entrar bien en el segundo tiempo contra Bosnia y ser titular en el partido contra Irán, pero acá somos 23 jugadores que tenemos un solo objetivo y puede entrar cualquiera con tal de cumplirlo.

¿Y cómo se siente jugando con Messi? Porque muchos apuntan que usted es el futbolista que más se entiende con ‘La Pulga’.

Muy bien. Tengo el privilegio de jugar al lado del mejor futbolista del mundo. Leo siempre es y será importante para nuestro equipo. Hay que disfrutar y no pensar que se sacó la espina que tenía clavada porque pasó mucho tiempo para que volviera a convertir en un Mundial. Obviamente que para él fue muy importante convertir, porque vive del gol. Pero que nadie olvide que él es nuestro capitán y nuestro mejor jugador. Leo no necesita que le generemos los espacios; él se las arregla para generárselos solo. Y es más difícil salirle que marcarlo.

¿No está pensando en una final entre Argentina y Brasil?

Yo sólo pienso en Argentina y disfruto mucho estar en este Mundial después de las lesiones y todo lo que me pasó. La primera opción era pasar en el grupo, algo que por suerte conseguimos. Después vendrán otros objetivos. Vivo el próximo partido, sería un error proyectar más allá del duelo que tenemos por delante ante Nigeria.

¿Y qué imagina del partido ante Nigeria?

Va a ser un partido muy duro. Ellos tienen una gran fortaleza física y mental. No podemos subestimarlos. Queremos ganar, jugar bien y terminar primeros en el grupo.