Uruguay-Bolivia, primer juego de las Eliminatorias a Brasil 2014

Este viernes Sudamérica pone en movimiento el carrusel de las eliminatorias.

Nueve selecciones sudamericanas iniciarán este viernes el largo camino hacia Brasil-2014, cuya cercanía geográfica pone a girar con mayor velocidad el carrusel de emociones que cada cuatro años se desata en la región ante la posibilidad de concurrir a un Mundial de fútbol.

Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Venezuela y Uruguay disputarán a lo largo de dos años cuatro boletos directos y la posibilidad de una respecta frente al quinto mejor colocado en Asia.

En esta oportunidad Brasil permanecerá ajeno a la lucha porque en su calidad de anfitrión del próximo Mundial tiene asegurado un cupo de antemano.

El viernes y por la primera fecha de las elimatorias, Uruguay chocará con Bolivia en Montevideo, Ecuador recibirá a Venezuela en Quito, Argentina hará la veces de anfitrión de Chile en Buenos Aires y Paraguay será visitante ante Perú en Lima. Colombia tendrá fecha libre.

El hecho de que Brasil esté ausente no resulta menor ya que permitirá la llegada a 'su Mundial' de un equipo 'menor' de la región o bien de una selección que esporádicamente visita el 'Olimpo' del fútbol.

Los auriverdes siempre clasificaron al Mundial y en ese aspecto son el único equipo con asistencia perfecta.

El vacío que dejan coloca a Argentina como el máximo favorito, toda vez que los albicelestes, de opaca actuación en Sudáfrica-2010 y en la Copa América que organizaron en julio pasado, tienen la necesidad de reivindicarse y cuentan para ello con Lionel Messi, un jugador en estado de gracia que aún no rindió de acuerdo a sus posibilidades en la selección.

El once albiceleste tiene ahora un entrenador que es sinónimo de equilibrio, tanto fuera como dentro de la cancha.

Alejandro Sabella tendrá la difícil misión de encontrar un sistema de juego que permita convivir a sus figuras y potencie la habilidad y capacidad goleadora del jugador del FC Barcelona.

Cuarto en Sudáfrica-2010 y campeón de la Copa América que se disputó en Argentina a mediados de año, Uruguay aparece también con buenas posibilidades de sellar pasaporte con menos angustia que la de costumbre.

El tridente ofensivo formado por Diego Forlán (Inter, Italia), Luis Suárez (Liverpool, Inglaterra) y Edinson Cavani (Nápoles, Italia) es la mejor arma con la que cuenta el seleccionador Oscar Washington Tabárez.

Una defensa dura y experimentada, una zona de volantes batalladora e incansable y la potencia de 'los tres mosqueteros' en ataque colocan a la celeste entre los equipos más peligrosos del clasificatorio.

Casi en una misma línea se ubican otras dos selecciones mundialistas, Chile y Paraguay.

La 'Roja' llegó a octavos en Sudáfrica y Paraguay fue eliminado en cuartos por España en un partido que pudo haber tenido otro final si el atacante Oscar 'Tacuara' Cardozo hubiese convertido de penal cuando el choque permanecía 0-0.

España venció 1-0, luego de quitó de encima a Alemania en semifinales y finalmente se convirtió en campeona del mundo al derrotar también por la mínima a Holanda en el alargue de la final.

Pesa sobre la albirroja guaraní, segunda en la Copa América de Argentina-2011, un reciente cambio de técnico -Francisco Arce por Gerardo Martino- y el desgaste de algunos jugadores que parecen haber cumplido su ciclo.

Por el lado chileno también hubo cambio de entrenador porque el argentino Marcelo Bielsa se marchó al Athletic de Bilbao español y su lugar fue ocupado por su compatriota Claudio Borghi desde principio de año.

Trato prolijo de pelota, una zona de volantes muy creativa y un atacante superhabilidoso, Alexis Sánchez (FC Barcelona), son los puntos fuertes de un equipo que intentará mantener la identidad que el 'Loco' Bielsa le dio.

Colombia, Perú y Ecuador aparecen agazapados y listo a dar el zarpazo, cada uno con sus armas.

El once cafetero se encomienda a su artillero Radamel Falcao García (Atlético de Madrid) y con su nuevo entrenador, el ex internacional Leonel Alvarez, apuesta por el calor agobiante y la humedad de Barranquilla para aniquilar rivales en situación de local.

Perú, con el uruguayo Sergio Markarían al frente, se juega por el orden y sus buenas individualidades.

En la Copa América el equipo del Rimac finalizó tercero y tuvo una actuación promisoria que lo llevó hasta una semifinal ante Uruguay.

Para Ecuador las eliminatorias significarán la posibilidad de volver a un Mundial luego del corte que significó Sudáfrica-2010.

El once de Reinaldo Rueda puede hacerse fuerte en la altura de Quito (2.850 m) pero deberá luchar a brazo partido en el llano donde la pelota pesa más y viaja con menor velocidad.

En igual medida Bolivia intentará convertir en reducto inexpugnable el estadio Hernando Siles de La Paz (3.600 m).

Su entrenador, Gustavo Quinteros, quiere cambiarle la cara a un fútbol que no conoce de mundiales desde Estados Unidos-1994 y asegura que Bolivia ha "encontrado un equilibrio y una disciplina táctica que antes no existían por desconcentración".

El último del lote, Venezuela, podría terminar siendo la gran sorpresa de las eliminatorias a estar por lo hecho en la Copa América donde llegó a semifinales.

El seleccionador Oscar Farías sabe que puede hacer historia con un equipo que en el torneo continental no se amilanó ante nadie y solo cayó ante Paraguay en los penales.