Vicente Del Bosque: es un día triste para España

El seleccionador español con mucha desazón habló de la presentación del combinado ibérico, que quedó eliminado del campeonato del mundo tras la derrota contra Chile.

AFP

Vicente del Bosque, que con el equipo español ganó el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012, se despidió junto con el seleccionado ibérico de la cita mundialista que se disputa en Brasil. Tan solo le bastaron dos partidos al reciente campeón para sepultar cualquier chance de reeditar el logro conseguido en 2010.

Primero fue Holanda el seleccionado que le arrolló con una contundente goleada de 5-1 y aunque se esperaba una reacción contra su similar de Chile, nada pudieron hacer para frenar la batería dirigida por Jorge Sampaoli, que necesito de 45 minutos para sentenciar el encuentro.

El entrenador español, cabizbajo y con mucha desazón, ingreso a la rueda de prensa después del partido en el que junto el seleccionado español salió por la puerta de atrás del Mundial y elogió lo hecho por el equipo suramericano, pero preciso que el juego de España en la primera mitad fue lento "empezamos con un ritmo tímido, un poco acobardados y algo impropio en comparación a las muestras que nos había dado el equipo en el periodo de concentración".

El seleccionador previamente había hecho un pequeño resumen de lo que fue el partido contra Holanda y señaló que aunque “España comenzó bien, en el segundo tiempo cedieron mucho terreno y Holanda los pasó por encima”.  

Aunque precisó que después del encuentro contra Holanda recibieron mensajes de afecto y siempre positivos de los fanáticos recalcó que este es un “día triste para nosotros y para esa gente cariñosa que reconoce los éxitos de esta selección. Lamentamos mucho esta situación y es hora de comenzar a pensar en el futuro”.

Poco se sabe de qué ocurrirá con España de acá en adelante, Vicente del Bosque dijo que “entramos en un momento para la reflexión, para tomar decisiones. Lo más importante es que esta generación está lejos de su mejor momento, no está en buena condición y tendremos tiempo para hacer lo que crea mejor para el fútbol español”.

Fue un sin sabor muy grande el que dejó el seleccionado español en su corta presentación en la Copa del Mundo, dos partidos siete goles en contra, apenas uno a favor, números que ni el mismo Del Bosque pensó que podría darse. “Si pienso en los 25 días que llevamos juntos y el trabajo que han hecho estos jugadores, junto con el espíritu que había dentro del grupo, si me dicen que íbamos a quedar eliminados en la primera fase, no lo hubiera creído, porque tenemos un equipo que se entrega y que se siente como una familia”.

Han pasado siete días desde el inicio del campeonato del mundo y el grupo B, que previamente se veía como el grupo de la muerte, quedó sentenciado en dos fechas. Tan solo queda un partido para ver qué equipo pasará como primero y ese será el próximo 23 de junio en el Arena de Corinthians en Sao Paulo.