El autogolazo que dejó por fuera del Mundial a Sudáfrica