La violencia paraliza el fútbol griego

El gobierno insta a las autoridades a que erradiquen la violencia en los estadios.

Aficionados lanzando bengalas al campo durante un derbi de la Liga de Grecia de fútbol entre el Panathinaikos y al Olympiacos. Foto: EFE

La decisión del Gobierno griego de suspender hasta nuevo aviso todas las ligas de fútbol profesional tras los violentos incidentes registrados en el último derbi ateniense, este fin de semana, dejará sin campeonato al país por tercera vez en lo que va de temporada. Ha sido una decisión política, alentada por el primer ministro, Alexis Tsipras, ante la degeneración de un problema enquistado, el de la violencia en las canchas, que en Grecia ha adquirido categoría de costumbre. La duración de la suspensión está condicionada a la aplicación —que el Ejecutivo quiere inmediata— de la ley contra la violencia en el deporte, con medidas relativas a entrada electrónica e identificación del comprador; el control de las peñas en los estadios o la instalación de cámaras en las gradas, un reglamento que data de 2012 pero no se aplica.

Tras dos suspensiones en lo que va de temporada —una en septiembre, tras el asesinato de un hincha de un equipo de tercera; la otra en noviembre, tras la brutal agresión sufrida por un director del comité arbitral—, los incidentes registrados este domingo en el derbi Panathinaikos-Olympiacos, con los ultras del equipo local ocupando el terreno de juego y lanzando bengalas y objetos contra los jugadores del equipo contrario mientras estos calentaban, colmaron la gota de la paciencia. Pero aún más vergonzosa resultó, este martes, la pelea durante una reunión de las directivas de ambos clubes para tratar el asunto, que terminó con la agresión de un guardaespaldas del presidente rojiblanco al vicepresidente del club rival. El hecho ha sido denunciado a la policía por el Panathinaikos.

Aunque la prioridad de Tsipras ha sido estos días cerrar el acuerdo con el Eurogrupo, los medios locales han venido informando de sus continuos contactos con el viceministro de Deportes, Stavros Kondonís, para abordar el asunto. Kondonís fue el encargado de anunciar la suspensión indefinida del campeonato.