Vuelve Abel Aguilar a la selección

El volante bogotano de 31 años se perfila como titular para el partido de mañana ante Ecuador, por las eliminatorias a Rusia 2018.

Abel Aguilar, una de las figuras de la selección de Colombia en el Mundial de Brasil 2014. Foto: EFE

Aquel 28 de junio de 2014 la selección colombiana de fútbol consiguió el triunfo más importante en su historia. En el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro, la tricolor se impuso 2-0 a Uruguay y por primera vez clasificó a unos cuartos de final de un Mundial de Fútbol. La figura de ese juego fue James Rodríguez, autor de los dos goles, el primero de ellos considerado por la FIFA como el mejor del torneo y luego ganador del premio Puskas. Y quien lo habilitó para poder marcar ese espectacular tanto fue nada menos que Abel Enrique Aguilar Tapias, uno de los futbolistas más destacados del equipo de José Pékerman en la Copa del Mundo. Casualmente desde ese día el volante de marca no ha vuelto a vestir la camiseta de la selección en un partido oficial. Pues el DT argentino no lo tuvo en cuenta para el duelo ante los brasileños en la siguiente ronda y luego, por lesiones, se perdió la Copa América de Chile 2015 y los cuatro juegos iniciales de la eliminatoria a Rusia 2018. Ahora el bogotano de 31 años se perfila como titular para el partido ante Ecuador, mañana en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

En el Toulouse de Francia todo iba bien. Abel sumaba minutos y era de los jugadores de confianza de su entrenador, incluso llegó a portar la banda de capitán por cerca de dos años. No obstante, por una lesión muscular severa pasó de estar en la órbita de equipos grandes de Europa, a no poder volver a jugar por un largo tiempo y se vio obligado a tener que entrenar de manera individual.

Ya cuando se recuperó, le dieron la oportunidad de disputar algunos partidos con el equipo sub-21 del Toulouse. Se sentía bien y poco a poco recuperaba su forma física, por eso José Pékerman lo había incluido en la lista de convocados de la selección nacional para la Copa América de Chile 2015, sin embargo, a tres días de viajar a Colombia, sufrió una lesión en el tobillo derecho que le impidió participar en el torneo continental. “Ahí llegaron las dificultades”, le confiesa a El Espectador Álvaro Aguilar, papá de Abel, quien asegura que “fueron días muy duros para mi hijo, porque nunca a lo largo de su carrera había tenido que soportar un tiempo tan largo sin poder jugar. Sufrimos en familia, lloramos y juntos ayudamos a que él pasara esos momentos en tranquilidad”.

Es que la incapacidad, que inicialmente era de tres meses, finalmente fue de cinco. Y luego pasó algo que aún no se entiende y es que prácticamente lo borraron en el Toulouse. Aunque él se sentía bien, no lo tenían en cuenta y eso le costó perder su forma física y futbolística y por eso Pékerman no lo pudo llamar para las cuatro fechas iniciales de la eliminatoria a Rusia 2018. Y ahí todos se acordaron del volante bogotano, pues se comenzó a valorar su trabajo en eliminatorias anteriores y en el Mundial, en el que no sólo recuperaba, sino que salía jugando con el balón y ayudaba en la generación de fútbol, algo que le faltó a Colombia en la Copa América y en los partidos oficiales siguientes.

“Fue difícil para él y la familia. Pero el trabajo, la solidaridad de nosotros, el tesón de él y la decisión de trabajar para recuperarse, fueron elementos fundamentales para que haya podido volver a ser convocado a la selección nacional”, destacó el padre del jugador bogotano, que ya tiene 31 años y hoy en día es uno de los líderes del equipo nacional, por su experiencia.

“Hubo muchas lágrimas y momentos de tristeza”, continúa Álvaro, que destaca que la opción de ir al Belenenses de Portugal fue aceptada por su hijo, porque el DT de ese equipo es español y había una relación de tiempo atrás, cuando Abel había jugado en España. Desde su llegada al club de la liga lusa, Aguilar ha disputado siete partidos como titular, sumando 630 minutos y anotando un gol, lo que le ha vuelto a dar confianza como futbolista y el respaldo del DT de la selección colombiana, quien lo citó. “El estar aquí es maravilloso por todo. Porque cada uno en su club siempre está pensando en la selección. Regresar es un motivo de orgullo y un privilegio. Cuando no se está es muy difícil, así que quiero aprovechar cada momento y cada instante”, mencionó el jugador, que se perfila como titular mañana ante la selección ecuatoriana, líder de las eliminatorias. 

Pero con su característica humildad, Abel Enrique ha asegurado que no le importa si juega o no, pues realmente lo que le interesa es aportar toda su experiencia a un grupo que se encuentra en renovación. “Hay cambio. Va pasando el tiempo y va a haber más variantes. Cada uno tiene que estar preparado para eso, porque son ciclos normales. Lo importante es que el grupo sigue siendo fuerte”, destacó.