Vuelve racismo a Europa: la nueva víctima, Gervinho