Xavi apunta que la satisfacción del Barça "es doble" por ganar y jugar bien

Tras lograr el récord de clasificarse consecutivamente para seis semifinales de la máxima competición europea, Xavi desea seguir adelante y disputar en mayo la final en Wembley.

El centrocampista del Barcelona Xavi Hernández apuntó que la satisfacción por los éxitos del equipo catalán "es doble" por ganar y jugar bien, según una entrevista publicada este miércoles en la web de la UEFA.

"En el fútbol se juega para ganar, pero nuestra satisfacción es doble", dijo el futbolista de 33 años, que añadió que su equipo siempre "intenta ser protagonista, sin especular, yendo al ataque, haciendo un fútbol vistoso para que la gente se sienta identificada".

En esta entrevista, una semana antes a la decisiva semifinal de Liga de Campeones de su equipo ante el Bayern de Múnich, el centrocampista, ganador de casi todos los títulos posibles tanto a nivel de club como de selecciones, defendió el estilo del Barça como algo irrenunciable en la entidad catalana.

"Otros equipos ganan y están contentos, pero no es lo mismo. Falta la identidad. En el fútbol el resultado es un impostor. Uno puede hacer las cosas bien, muy bien, pero no ganar. Hay algo más grande que el resultado, algo más duradero: un legado", explicó.

Tras lograr el récord de clasificarse consecutivamente para seis semifinales de la máxima competición europea, Xavi desea seguir adelante y disputar en mayo la final en Wembley, donde el Barça ganó la Liga de Campeones en 1992 y 2011.

"Nos ilusiona volver a estar allí, sabiendo que va a ser complicado. Pero nos gustaría estar allí y además con las buenas sensaciones que siempre hemos tenido en Londres y en Wembley", dijo.

"En 1992 ganamos con el gol de Ronald Koeman y hace dos temporadas ante el Manchester United el equipo jugó muy bien y en líneas generales estuvo excelente", recordó.

Para llegar hasta el emblemático estadio inglés, el Barça deberá eliminar al Bayern de Múnich después de dos cruces complicados ante AC Milán en octavos y el París Saint-Germain en cuartos.

"No estuvimos bien a nivel colectivo (en la ida ante el Milan), pero el 2-0 fue demasiado injusto. En casa sabíamos que lo teníamos todo a favor, con nuestro público, con el campo mojado como nos gusta a nosotros para que el balón se mueva. Lo teníamos todo para remontar y se remontó bien (ndlr: victoria del Barça 4-0)", reconoció el centrocampista, para quien ese encuentro supuso un "punto de inflexión" en la irregular temporada del equipo en Europa.